Archivo de la etiqueta: sexo

¿qué es virgen?

¿Por qué? Cuando un niño nos pregunta cómo vienen los bebés al mundo, se nos entorpece la cabeza, se nos nubla la visión y empezamos a tartamudear buscando la mejor manera de darles una explicación. ¿Por qué? ¿Por qué? dijo la gallinita que estaba muy contenta http://grooveshark.com/s/La+Gallina+Dijo+Eureka/3jUIUc?src=5

Porque la gallinita se percató otra vez, de cuántos tabúes, miedos y vergüenzas siguen rondando en torno al sexo y la sexualidad. Esto que sigue a continuación pretende ser una reflexión, desde mi humilde mirada frente algunos aspectos de la vida.

¿qué quiere decir virgen?

Tengo 48 años y soy una de las tantas mujeres que creció con la impronta bien marcada a fuego de: “tener relaciones sexuales antes de casarse es pecado”. Si bien de una forma u otra logré algunas veces escapar por la tangente, debo reconocer que a la hora de relacionarme con quien en ese momento fue mi pareja, fue todo un esfuerzo, una lucha, una contradicción. Me pesaba el mandato y me avergonzaba el deseo. ¿Cuánto daño podemos hacer, sólo porque seguimos la corriente de algún ideólogo, teólogo, o lo que sea?
Cierto que esto es viejo, muy viejo, y que el pudor, que nada tiene que ver con la vergüenza, es parte de nuestra naturaleza, que hemos  distorsionado tanto que ya no podemos distinguir uno de otro. Luego de ver el corto del cual les dejo el link más arriba, pensé: ¿cómo es posible, que en pleno siglo de las revoluciones tecnológicas, de avances científicos que a mí, personalmente, algunos me asustan; de la inmediatez de las imágenes y el bombardeo de publicidades y programas que abiertamente muestran cuerpos, ya sean femeninos o masculinos, como un producto u objeto sexual; en un tiempo en que se habla de sexo sin tapujos y a veces hasta en algunos casos, con cierto desparpajo, ¿cómo es posible que frente a la mirada inocente de un niño o niña, no somos capaces de dar una respuesta clara, sencilla, natural? Digo “somos”, porque como mamá, cuando mis hijos eran pequeños me ví envuelta en ese brete. Después de muchos años, y de un largo trabajo personal, reconozco, que aún seguimos viendo al sexo y la sexualidad de un modo retorcido, cómo ese acto que nos proporciona placer y goce con la persona amada, pero que en las profundidades de nuestros pensares, se sigue pareciendo al “pecado original” Pobre Adán y pobre Eva. Pobres nosotros que en medio de tanta libertad, seudo-libertad seguimos sintiendo que el sexo per se, tiene algo de malo. Entonces o lo sobre-estimamos, lo defenestramos o vulgarizamos; sencillamente porque no podemos aceptarlo como parte de nuestra naturaleza intrínseca, principiante.

El sexo da origen a la vida, a muchas formas de vida, no solamente humanas.¿Por qué no habría de tener su propia fuerza, su propia bella función? Depende de nosotros darle a nuestro sexo y nuestra sexualidad, el lugar que se merece, ni más arriba, ni más abajo, justo en medio, entre el amor, la comunicación y el respeto por nuestra propia naturaleza y nuestros cuerpos. Especialmente me gusta este corto, porque la madre entre su deseo contenido y la molestia que le produce tener que explicarle a su hija, ¿qué es virgen?, no deja de mencionar que es una relación que se producen entre dos personas que se aman, incluso dice “demasiado”, como preparando mentalmente a su niña, al ritual sagrado de entregarse en cuerpo y alma a quien sienta que ame profundamente. Personalmente creo que este es un bello mensaje, entre tanto mensaje retorcido que anda dando vueltas por ahí. (aunque usar el término “demasiado” puede connotar otras realidades, pero esto es para otro tema) Seguramente nos vamos a entregar a personas que decimos amar, o creemos amar, y otras habremos confundido amor con necesidad o con un fuerte instinto sexual. Lo importante es saber y creer que el sexo y la sexualidad no tienen nada de malo, al contrario tienen todo de bello si podemos verlo y tomarlo, como expresión de nuestra naturaleza, como un momento sagrado, en que nuestros cuerpos, mentes y espíritu se abren al otro, para dar y recibir con el otro y unirse desde el cuerpo pero con el alma.
Quizá quien sabe, logremos rasgarles las vestiduras a esa vergüenza ¿pecado? que aún hoy, sigue cubriendo al sexo y logremos en un futuro hablar con nuestros hijos, hijas, adolescentes sin restricciones, desde un lugar sano, natural y  no necesitemos entregarle esa responsabilidad a los docentes.

Anuncios

murmullo

¿Será por esto de la muerte, por esa manera suya de hacerse presente, visible, invisible. Será porque aún no hemos aprendido nada de ella, de su importancia, de su valor, de que al fin y al cabo es nuestra aliada.  Será porque siendo lo que es, seguimos negándola y entonces ella vuelve de mil maneras diferentes, sutiles, reales, concretas y nos despierta a la vida de un cachetazo?

él _ hola! nos vemos?

ella _ dale

él _ sólo sexo

ella _ sí claro

él _ estás segura?

ella _ si sólo sexo,

nos miramos

encontramos

nos tocamos

acariciamos

nos besamos

excitamos

y copulamos

éxtasis

quiebre

envoltura

vuelta hacia afuera

sí, sólo sexo…

morir unidos

hundirnos en la vida