Archivo de la etiqueta: poesía

un adelantado del tweet?

De cuando la voz viene de lejos, y parece que hubiese sido ayer que la escuchamos o leímos. Con Uds. Antonio Porchia (1885 – 1968)

 

de Voces reunidas

 

 

Tu crees que me matas. Yo creo que te suicidas.
***
Ahora tengo miedo de entrar en las cosas;
miedo de hallarlas todas justas
***
Mis cosas totalmente perdidas son aquellas que,
al perderlas yo, no las encuentran otros.
***
Todo juguete tiene derecho a romperse
***
“En su prólogo de 1978 a Voces reunidas (un libro donde se recoge la obra completa de Antonio Porchia), el autor de El Aleph escribió: “Los aforismos de este volumen van mucho más allá del texto escrito; no son un final sino un comienzo”. Algo parecido dijo Cioran sobre cuándo se empieza a hacer filosofía”.

antonio porchia2

publicado originalmente en:

http://blogs.20minutos.es/poesia/2009/06/10/voces-antonio-porchia-1885-1968/

 

Anuncios

alguien dentro mío pregunta

¿Escribís el dolor?
No. Hay demasiado dolor dando vueltas por el mundo; para que sumarle uno más. Aunque en honor a la verdad… alguna que otra vez, he llorado letras-dolor-rabia en el papel.
¿Se puede escribir el dolor?
¿Se puede? No lo creo.
¿Por qué?
Porque es muy íntimo. Si lo has vivido, sabés que se siente como una puñalada en el pecho.  ¿Te das cuenta que utilizo una metáfora para poder contarlo? Mil metáforas distintas e iguales en su sentido  no podrían explicar lo que se siente, sea dolor, amor, felicidad, ternura, fiereza. Lo podemos imaginar, pero la única manera de saber de qué se trata, será vivirlo.
Otro ejemplo.
Quiero contarte lo que sentí al conocer a una determinada persona, que quiero mucho. Entonces te digo “conocerlo fue como tocar el cielo con las manos”
¿Has tocado el cielo con las manos?
La palabra además de la comunicación cotidiana, también nos sirve para crear mundos  metafóricos que puedan decir lo imaginado o sentido, sobre todo si hablamos de poesía.La palabra es canal, medio, herramienta. Nunca la experiencia en sí.
¿Por qué escribís?
Porque en la escritura puedo puedo vislumbrar-me, en partes, como un espejo roto.
Calidoscopio de yoes.
Sí y no. Si fuésemos exactamente igual a todos los días ¿cómo sería posible el nacimiento, el crecimiento, incluso la misma muerte? ¿Podemos decir que estamos vivos? ¿Te has puesto a  pensar que el nacimiento implica una pequeña muerte? Pasamos de un estado líquido a uno gaseoso. Parece increíble.
Otro ejemplo. ¿Cómo hacerte sentir lo que siento, bajo este fresno inconmensurable vestido de otoño. Jugando sus amarillos con mi cuerpo. Perfumando con sus ocres la piel? Aromas de la tierra en su descenso.
¿Cómo?
Dice Cortázar: 
“Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”. ….

***

de hilos para una urdimbre

Licencia Creative Commons


A Thousand Kisses Dee

 

Leonard Cohen fue cantautor, novelista, poeta. Un completo desconocido para mí, hasta el día que publicaron su fallecimiento y mucha gente que sí lo conocía y lo seguía, lamentó su pérdida.

Entonces… leyendo algunos de esos mensajes tan sentidos me pregunté, ¿quién es/fue  este señor?

Salí disparada a la gran enciclopedia multimedia de Google y aterricé en YouTube.

Y como esos designios brillantes a punta de flecha que vulneran el corazón, caí a mil besos de profundidad.

Me enamoré/ enamoró con la palabra. La palabra recitada. La palabra sencilla que desgrana historias. Historias que nos alcanzan incluso, a distancias siderales.  A mil besos de profundidad.

 

 


de regreso

Regreso bienaventurado. Parece que se agranda la familia. Sí, seré abuela (yaya). Aquí mi primer poema para él o ella.

 

 

Se descolgó del cielo con ayuda.

Es una estrella.

Hasta que madure deberá refugiarse en aguas cálidas, fecundas.

Las pequeñas estrellas son así.

Han de brillar una vez  recorrido el camino.

 

Se descolgó del cielo con ayuda.

Se gesta.

Afuera la alegría que libera su llegada

va encendiendo corazones.

Aún no brilla en todo su esplendor,

pero  Ilumina.

No podría nunca imaginar el afuera.

Miles de brazos y corazones le darán la bienvenida.

Es la primera estrellita en mucho tiempo.

Hacía años que en la familia no veíamos  surgir una.

Una que nos recordara lo maravillosa que es la vida.

Mientras crece, sus padres ungidos en la rueda del amor,

preparan el nido para su llegada.

Todo brilla. Es luz, colores. Bendición.

Bendición que es oración y agradecimiento.

Oración amorosa para ellos que la contienen

y la esperan desde hace tanto tiempo.

Está creciendo silenciosa.

 

Se descolgó del cielo con ayuda.

Va tomando forma.

En breve iluminará su espacio.

¿Nosotros?

Nosotros agradecidos de su presencia única e irrefutable.


Pausa

Querid@s;

Este post es para contarles que por un tiempo dejaré de publicar. El año ha comenzado con vientos fuertes tanto por dentro como por fuera y necesito despejar mi vida. También toca hacer otro camino, que es el camino de plasmar lo hecho hasta ahora en la escritura como en la fotografía. Está en mis planes publicar un libro de poesía infantil y juvenil y en lo posible ver de exponer las fotos. Todo tiene su tiempo y lo voy a necesitar. En el trabajo (soy bibliotecaria) estamos de mudanza, imaginen mudar más de 40.000 volúmenes. Además he sumado otro trabajo a mis días como At   (acompañante terapéutico). Sí, los precios de las cosas y los servicios vuelan, toman Red Bull; pero a nosotros no nos da alas 🙂

No tengo idea de la vuelta, esto es como un pasaje abierto; pero seguro volveré.

En fin… los voy a extrañar, pero no mucho porque pasaré a visitarlos.

Gracias por el tiempo, comentar y aportar en mi pequeño mundo de letras y de fotos.

Abrazo inmenso.

 

 

DSC_0321

Corazón

Es el corazón que late pensamientos y establece asociaciones.
El corazón que fisgonea entre las sombras y dispara dardos contra todo y contra sí mismo porque no quiere transitar lo ya transitado.
Es el corazón comiéndose a sí mismo. Regurgitándose en la tristeza. Construyendo blasfemias para no dar la cara, para no decir: esta boca es mía y mío lo que sale de esta boca. Borbotones rojos.
Palabras heridas de muerte antes de alcanzar el éter, hebras infinitas, rotundas.
Es el corazón y su silencio de templo guiando los recuerdos. Recuerdos de espadas filosas, de dulces pétalos enredándose. Tela de araña inmutable.
En medio, una cicatriz antigua como la vida misma, vociferando: “hablemos”.
Es el corazón y su abismo.
Aquí los despojos.
Aquí la posibilidad del rayo y la luz.


breves, brevísimos…

Entrega
Vestida de silencios se entrega la noche. El día aún no la desnuda. Cosquillas cantarinas bailan detrás de su traje.
***
Cuando tomó conciencia de su condición de flor, bastó su aroma para conjurar una sonrisa.
***
Tiovivo
La verdad es lo más parecido a una calesita, según el lugar que ocupes, será tu visión y tu verdad.
***
Julio Verne
Decidió cabalgar un haz de luz y recorrer el mundo con los ojos bien abiertos. Al final del día descendió sobre un verso.
***
Me desatas el corazón
como yo desato poesía.
Verso a beso.
***
Epitafio
Aquí yace una lectora voraz. Se fue en las últimas líneas.
***
Le comentaba una paloma a la otra que el calor la tenía apabullada. Pues anida entre las hojas de un laurel. Eso… Eso es la Gloria.
***

 


viento

Hoy que el viento juega con las hojas, levanta polvareda y arremolina recuerdos, comparto esta bella canción de Liliana Herrero, cantante argentina de lujo.

Les dejo el link a la canción, ya que por alguna razón no me permite visualizarlo dentro de la página.

https://youtu.be/0ccLEmByFmk

 

 

Confesiones del viento

El viento me confió cosas
Que siempre llevo conmigo,
Me dijo que recordaba
Un barrilete y tres niños,
Que el sauce estaba muy débil,
Que en realidad él no quiso,
Que fue uno de esos días
Que todo es un estropicio.

Me dijo que los pichones
A veces de apresurados
Caen al suelo indefensos
Y él no consigue evitarlo.
Me habló de arenas de agosto,
De cartas de enamorados,
Del humo en las chimeneas,
Del fuego abrazando el árbol.

Iba quebrado de culpas
Y seguía confesando.
En su lomo de distancias
No cabalgaba ni un pájaro.
Era un fantasma ese viento,
Un alma en pena penando
Y en ese telar de angustias
Tejió sus babas el diablo.

Me dijo que recordaba
Que en realidad él no quiso.
Un barrilete y dos niños.
Me habló de arenas al cielo
Y chimeneas al piso,
De cartas de enamorados,
Que todo es un estropicio.

Era un fantasma ese viento,
Tejió sus babas el diablo,
Iba quebrado de culpas
Y no consigue evitarlo.
En ese telar de angustias
El fuego abrazando el árbol,
El sauce estaba muy débil
Y seguía confesando.

Le pregunté por las chapas
Del techo de los de abajo
Dijo: “el hombre ha de luchar
Para conseguir los clavos
En vez de hincarse a rezar
Para olvidar sus quebrantos
O de sentarse a esperar
Regalos eleccionarios”.

Me sorprendió la respuesta
Pero no quise atajarlo,
Pues cuando lleva razón
Vaya, quién quiere pararlo

El viento me confió cosas
Que siempre llevo conmigo,
Que siempre llevo conmigo.

confesiones del viento, link a sus letras


la poesía en Nietzsche

 

nietzche

Pablo Morales de los Ríos. “Nietzsche”. España, 2002.

Los que me siguen de hace un tiempo largo, saben que uno de mis filósofos preferidos es Friedrich Nietzsche, incluso, a pesar de poner a la mujer muy por debajo del nivel del varón; y no era el único en aquellos tiempos.

Aquí les traigo otro fragmento de Así habló Zaratustra; que por supuesto son siempre los que más me gustan.

Así habló Zaratustra
“¿Acaso no tenemos algo en común con los pimpollos de la rosa, que tiemblan por sentir sobre sus pétalos una gota de rocío?
Es verdad: Amamos la vida no porque estemos habituados a vivir, sino porque estamos habituados a amar.
En el amor hay siempre algo de locura, pero también hay siempre en la locura algo de razón.
Y también yo, que estoy bien avenido con la vida, estimo que quienes mas saben de felicidad son las mariposas y las burbujas de jabón, y todo cuanto a ellas se parece entre los hombres.
Ver como revolotean esas almitas ligeras, locas encantadoras, volubles; arrancan lágrimas y canciones.
Yo sólo creería en un Dios que supiera bailar.
Cuando vi a mi demonio, le hallé serio y grave, profundo y solemne. Era el espíritu de la pesadez: por él caen todas las cosas.
No se mata con la ira, sino con la risa: ¡Matemos pues al espíritu de la pesadez!
Aprendí a caminar, y desde entonces, corro. Aprendí a volar, y desde entonces no tolero que me empujen para pasar de un sitio a otro.
Ahora soy ligero, ahora vuelo, ahora me veo a mi mismo por debajo de mí, ahora un Dios baila en mí”

feliz primavera!!!

DSC_0143_20150918152022839

y para los que están del otro lado, felices ocres, rojos, amarillos, naranjas!!!