Archivo de la etiqueta: amor

Hay momentos

donde la única escritura posible se define a través de una imagen. Todo lo que sucede fuera de la imagen, es amor, algarabía, emoción, dudas y alegría infinita  que revolotea alrededor de la niña. La niña duerme plácida. Nosotros la adoramos en silencio.
Les presento a Rosario, mi nieta recién llegada al mundo.

Rosario

Anuncios

ocurrencias

Se me ocurre que los amores son como los buenos libros; si tenés suerte de dar con ese libro que despierte tu apetito por la lectura  hasta tu final ineludible; habrás amado, digo leído. Se me ocurre que si uno da con esa persona capaz de despertar en nosotros la capacidad de amar infinitamente hasta el cielo ida y vuelta; habremos leído en las huellas, los pliegues, las miradas, los gestos y los actos de cada persona que cruzó por nuestras vidas. Se me ocurre que encontrar ese libro que despierte tu amor por la lectura; es como encontrar ese amor infinito que despierta tu lectura amorosa de la vida.
Se me ocurren tantas cosas… Algunas no muy santas, otras locas como este juego que imaginé para armar historias.
****
Infinitas posibilidades de armar una historia
Algo parecido al cubo Rubik, solo que en vez  de tener colores contiene las siguientes imágenes. Sonrisas, lágrimas, caras de enojo, mar, avión, sueños de terror y sueños dulces, caras de tristeza infinita, caras de enamorados, cielo, sol, luna, el planeta azul. Ah, también tenemos dos ríos, barco, tren, colectivo. Los colores del otoño, flores incandescentes, copos de nieve y lluvia fría. Un beso dulce, otro apasionado, otro de esos que se dan al aire. Caminos de tierra, senderos firmes, colgantes, boscosos. Asfalto, ciudades pequeñas y ciudades gigantes.Sillas, mesas, camas, copas, tazas.  Agua, vino, jugos frutales y soda. Cuerdas, alambres, clavos, martillos. Madera, papel, bolígrafo, lápiz negro y lápices de colores y un cubo que completa el gran cubo, que no tiene nada, representación del vacío o el silencio. Pájaros, animales y uno que contiene la palabra Dios. Ahora queda cerrar los ojos y efectuar siete movimientos. A partir de allí nace la historia.
¿Misterio? ¿Destino? O ¿causalidad?
Te toca jugar.

Felices Pascuas

Comparto una reflexión que me enviaron para Pascuas.

Pascua significa paso. Das un paso, y hay Pascua.


Tu propio paso, como el de Jesús, un paso humano, un paso divino.

Podés elegir:
Dar un paso al frente y ser valiente, sin miedo a decir “Yo Soy”.
Dar un paso al costado y correrte de un lugar de dolor, de castigo, de inferioridad.
Dar un paso y alejarte del precipicio.
Dar el paso de declarar la paz.
Dar el paso de regresar a tu ser más original.

Pasar de largo cuando quieren hacerte enojar.
Pasar y entrar, y sentirte como en casa. Dejar de andar de paso, y encontrar tu espacio.
Asumir lo que te pasó. Dejar que se te pase. Dejar que vuelva a pasar.
Dejar pasar y perdonar. Pedir perdón por lo que pasó.
Pasar un buen momento, pasarla bien, y disfrutar sin ansiedad ni culpa.
Dejar que te pase lo que nunca te pasa. No esperar que pase: hacer que pase.
Pasar y no quedarte. Pasar y quedarte.
Pasar un rato con alguien. Pasar la vida con alguien.

Repasar los pasos que diste, y volver a pasar. Pasar lo pisado y pisar lo pasado.
Pasar revista de los pasos dados y por dar.
Ensayar pasos de baile, y bailar…
No pasártela quejándote.
Pasar de la protesta a la propuesta. Pasar el ritual por lo vital.
No pasarte de vueltas. Aceptar que todo pasa.
No “estar de paso” por la vida: pasar y dejar huellas.
Apurar el paso, o enlentecerlo. Seguirle el paso a la vida.
Acompañar a alguien en sus primeros pasos. O en sus últimos pasos.
Crecer a pasos agigantados. O crecer pasito a pasito. Pero crecer igual.
Pasar las mil y una. Y seguir pasando, a pesar de todo.
Pagar el peaje y pasar, aunque cueste.
Encontrar un pasadizo y salir. Sacar un pasaje y pasear.
Hacer un pase de magia y desaparecer. O reaparecer.
Hacer que se le pase a alguien el hambre, el frío, la tristeza.

Dar un paso de fe, y caminar sobre el agua.
Dar un paso de esperanza, y saber que habrá una mano extendida cuando dudemos.
Dar un paso de amor, y abrazarnos en el hogar.
Pasar de la muerte a la vida. Resucitar.
Pascua es paso. Elegí cuál vas a dar, y la Pascua será Feliz.

Felices Pasos.


Tipos de amor.

 


Amores consecuentes: bien es sabido que no van para ningún lado, pero no importa.

Amores constreñidos: viven apretados, reprimidos, ansiosos del fluído que los libere o los condene.

Amores inconscientes: propio de los adolescentes, con sus consabidas consecuencias, aunque la adolescencia puede continuarse en el tiempo.

Amores incorrectos: uno de los dos está mal acentuado, o mal ubicado.

Amores simulados: las máscaras son las protagonistas.

Amores lujuriosos: todos los dioses del Olimpo y porque no de algún que otro campus, descienden a los aposentos. Reina Dionisio, Eros, Venus y quién sabe quién más.

Amores poderosos: uno de los dos tiene el poder ¿será He-man o la chica super-poderosa?

Amores aireados: son como esos chocolates que, cuando te lo llevás a la boca se deshace.

Amores preciosos: difíciles de alcanzar; sobre todo si brillan tras un escaparate. No imposible.

Amores incondicionales: están tan condicionados, que no hay forma de escaparse.

Amores ciegos-sordomudos: imposible comunicarse.

Amores incongruentes: sus coordenadas escapan a toda forma de coherencia.

Amores a todo terreno: no hay nada que los detenga, esos me gustan mucho, pueden transitar valles, ríos, montañas y regresar al hogar.

Amores perros: viven ladrándose.

Amores silenciosos: brillan en la ausencia.

***

Hay más, muchísimos más; pero por hoy dejamos acá.

de hilos para una urdimbre

De noche cuando por fin mis ojos dejan caer el telón, se me da por vagabundear entre pensamientos cálidos, azarosos. Por mi mente viajan ideas, vivencias del día, palabras. El cuerpo todo queda afuera y mis ojos sólo atinan una mirada reconcentrada hacia esos pensamientos/hilos. A veces logro colocar algunos puntos en las agujas y comienzo a tejer. Otras, las hebras navegan solitarias ajenas al cosmos cerebral que las contiene. Es extraño, imagino un mundo dentro de otro mundo y así sucesivamente; como si el universo fuese una gran mamushka, que todo lo contiene, lo expande y lo multiplica.
Comentaba que en ese estado, enhebro las palabras y los hechos, y suelen aparecer cosas interesantes, o a mí me lo parece.
Por ejemplo:

🎈 El amor es una bestia sagrada.
🎈 La tristeza es un ovillo enredado.
🎈 Un rompecabezas al que le faltan un par de piezas, ¿podría simbolizar la locura?
Confieso que a veces dudo de ser yo, la que teje.
***
Esto que les comparto forma parte de un libro en proceso.
Gracias por llegarte hasta aquí y leer.🎈

Historia de un desamor

Fue tanto el amor que sintió por Cubo, que lo único que anhelaba era pasar tiempo a su lado. A cubo no le venía en gracia, pero algo le gustaba. Esfera se desvivía, tanto, que fue perdiendo cuerpo en su empeño por conquistarlo. Mientras más tiempo pasaba pensando como enamorarlo, más se adelgazaba. En la misma medida se olvidaba y postergaba a sí misma.
Cuando quiso darse cuenta, Cubo la había incorporado a su vida y ella ya era un punto diminuto en el centro de Cubo. Al principio Esfera se sintió feliz, y Cubo también. Él tenía su centro y ella era el centro. Pero el tiempo pasó y Esfera comenzó a angustiarse. Lloraba. No sabía por qué; a Cubo esto le molestaba. Algo inundaba su centro, y su centro naufragaba. Esfera por ser el centro de otro, había desdibujado su forma, vale decir, su esencia. Cubo, al tener su centro apoyado en Esfera, se había vuelto acomodaticio, por ende, inseguro. Uno se perdía en las orillas de la depresión, el otro se perdía en las orillas de la vanidad.
Ambos naufragaron en la soledad de sus egos.


La abuela Margarita

Hace exactamente cuatro años, subía este artículo. Hoy, que en todo el mundo se celebra el día internacional de la mujer, vuelvo a compartirlo, no sólo porque me resulta en verdad profundo y amoroso lo que la abuela plantea, sino además, porque en éstos tiempos de vértigo, velocidad, violencia, desespero; creo importante tomarse el tiempo para estarse con uno, los demás y la vida.

Salud!!

Por alguna razón extraña a mi entendimiento, siempre he sentido una atracción muy especial por la filosofía indígena. No tengo ni un ápice de su sangre corriendo  por mis venas. Mi sangre se bifurca entre Italia y España, y también muchas veces, la siento latir cada una a su manera dentro de mí.     Este reportaje tiene mucho de esa mirada hacia la vida, y es por ello que lo comparto. Que lo disfruten.

Ima Sanchez. Publicado en “La Contra”, diario La Vanguardia

La Abuela Margarita, curandera y guardiana de la tradición maya, se crió con su bisabuela, que era curandera y milagrera. Practica y conoce los círculos de danza del sol, de la tierra, de la luna, y la búsqueda de visión. Pertenece al consejo de ancianos indígenas y se dedica a sembrar salud y conocimiento a cambio de la alegría que le produce hacerlo, porque para sustentarse sigue cultivando la tierra. Cuando viaja en avión y las azafatas le dan un nuevo vaso de plástico, ella se aferra al primero: ‘No joven, que esto va a parar a la Madre Tierra’. Rezuma sabiduría y poder, es algo que se percibe con nitidez. Sus rituales, como gritarle a la tierra el nombre del recién nacido para que reconozca y proteja su fruto, son explosiones de energía que hace bien al que lo presencia; y cuando te mira a los ojos y te dice que somos sagrados, algo profundo se agita.

Ella nos dice: ‘Tengo 71 años. Nací en el campo, en el estado de Jalisco (México), y vivo en la montaña. Soy viuda, tengo dos hijas y dos nietos de mis hijas, pero tengo miles con los que he podido aprender el amor sin apego. Nuestro origen es la Madre Tierra y el Padre Sol. He venido a la Fira de la Terra para recordarles lo que hay dentro de cada uno.’

-¿Dónde vamos tras esta vida?

-¡Uy hija mía, al disfrute! La muerte no existe. Las muerte simplemente es dejar el cuerpo físico, si quieres.

-¿Cómo que si quieres…?

-Te lo puedes llevar. Mi bisabuela era chichimeca, me crié con ella hasta los 14 años, era una mujer prodigiosa, una curandera, mágica, milagrosa. Aprendí mucho de ella.

-Ya se la ve a usted sabia, abuela.

-El poder del cosmos, de la tierra y del gran espíritu está ahí para todos, basta tomarlo. Los curanderos valoramos y queremos mucho los cuatro elementos (fuego, agua, aire y tierra), los llamamos abuelos. La cuestión es que estaba una vez en España cuidando de un fuego, y nos pusimos a charlar.

-¿Con quién?

-Con el fuego. ‘Yo estoy en ti’, me dijo. ‘Ya lo sé’, respondí. ‘Cuando decidas morir retornarás al espíritu, ¿por qué no te llevas el cuerpo?’, dijo. ‘¿Cómo lo hago?’, pregunté.

-Interesante conversación.

-‘Todo tu cuerpo está lleno de fuego y también de espíritu -me dijo-, ocupamos el cien por cien dentro de ti. El aire son tus maneras de pensar y ascienden si eres ligero. De agua tenemos más del 80%, que son los sentimientos y se evaporan. Y tierra somos menos del 20%, ¿qué te cuesta cargar con eso?’.

-¿Y para qué quieres el cuerpo?

-Pues para disfrutar, porque mantienes los cinco sentidos y ya no sufres apegos. Ahora mismo están aquí con nosotras los espíritus de mi marido y de mi hija.

-Hola.

-El muertito más reciente de mi familia es mi suegro, que se fue con más de 90 años. Tres meses antes de morir decidió el día. ‘Si se me olvida -nos dijo-, me lo recuerdan’. Llegó el día y se lo recordamos. Se bañó, se puso ropa nueva y nos dijo: ‘Ahora me voy a descansar’. Se tumbó en la cama y murió. Eso mismo le puedo contar de mi bisabuela, de mis padres, de mis tías…

-Y usted, abuela, ¿cómo quiere morir?

-Como mi maestro Martínez Paredes, un maya poderoso. Se fue a la montaña: ‘Al anochecer vengan a por mi cuerpo’. Se le oyó cantar todo el día y cuando fueron a buscarle, la tierra estaba llena de pisaditas. Así quiero yo morirme, danzando y cantando. ¿Sabe lo que hizo mi papá?

-¿Qué hizo?

-Una semana antes de morir se fue a recoger sus pasos. Recorrió los lugares que amaba y a la gente que amaba y se dio el lujo de despedirse. La muerte no es muerte, es el miedo que tenemos al cambio. Mi hija me está diciendo: ‘Habla de mí’, así que le voy a hablar de ella.

-Su hija, ¿también decidió morir?

-Sí. Hay mucha juventud que no puede realizarse, y nadie quiere vivir sin sentido.

-¿Qué merece la pena?

-Cuando miras a los ojos y dejas entrar al otro en ti y tú entras en el otro y te haces uno. Esa relación de amor es para siempre, ahí no hay hastío. Debemos entender que somos seres sagrados, que la Tierra es nuestra Madre y el Sol nuestro Padre. Hasta hace bien poquito los huicholes no aceptaban escrituras de propiedad de la tierra. ‘¿Cómo voy a ser propietario de la Madre Tierra?’, decían.

-Aquí la tierra se explota, no se venera.

-¡La felicidad es tan sencilla!, consiste en respetar lo que somos, y somos tierra, cosmos y gran espíritu. Y cuando hablamos de la madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar de educadora.

-¿Cuál es la misión de la mujer?

-Enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la mujer y con la madre tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible. Yo quiero decirle algo a todo el mundo…

-¿…?

-Que pueden usar el poder del Gran Espíritu en el momento que quieran. Cuando entiendes quién eres, tus pensamientos se hacen realidad. Yo, cuando necesito algo, me lo pido a mí misma. Y funciona.

-Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede.

-Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas. Muchos creyentes se han vuelto dependientes, y el espíritu es totalmente libre; eso hay que asumirlo. Nos han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros.

-Mientras no te empaches de ti mismo.

-Debemos utilizar nuestra sombra, ser más ligeros, afinar las capacidades, entender. Entonces es fácil curar, tener telepatía y comunicarse con los otros, las plantas, los animales. Si decides vivir todas tus capacidades para hacer el bien, la vida es deleite.

-¿Desde cuándo lo sabe?

-Momentos antes de morir mi hija me dijo: ‘Mamá, carga tu sagrada pipa, tienes que compartir tu sabiduría y vas a viajar mucho. No temas, yo te acompañaré’. Yo vi con mucho asombro como ella se incorporaba al cosmos. Experimenté que la muerte no existe. El horizonte se amplió y las percepciones perdieron los límites, por eso ahora puedo verla y escucharla, ¿lo cree posible?

-Sí.

-Mis antepasados nos dejaron a los abuelos la custodia del conocimiento: ‘Llegará el día en que se volverá a compartir en círculos abiertos’. Creo que ese tiempo ha llegado.

** si quieren leer algo más sobre esta anciana sabia y maravillosa pueden hacerlo aquí  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=35799


poesía y esa extraña manera de decir las cosas…

Y si me encuentras así
sin aliento
descalza
y con alas inventadas
considera la posibilidad
que se trate de un amor.
No cabe en un cuento.

Y si me encuentras
desnuda
otoñal
intoxicada
supón
que entre sorbo y sorbo
pasé toda la noche
hablando con vos.

Por sobre todas las cosas
no dudes.
Mírame
y cuando te veas
sabrás
lo que te digo.


breves, brevísimos…

Cae la noche. Enajenado y atravesado por el dolor, rompe con una vieja historia de amor.
La fotografía lo desdeña desde sus múltiples aristas.


una declaración de amor

Ojos Color Sol / Calle 13 y Silvio Rodríguez.

Comparto, porque además de parecerme de una ternura inusitada la letra y la melodía, soy de las que creen que nunca debemos dejar morir las utopías. Y al contrario de volverse la canción sólo contestataria; también puede volverse ternura, desatando los nudos de la garganta y expandiendo los soles interiores.

Hoy el sol
Se escondió
Y no quiso salir
Te vio despertar
Y le dio miedo de morir.
Abriste los ojos
Y el sol guardo su pincel
Porque tu pintas el paisaje
Mejor que él.
Cuando amanece,
Tu lindura,
Cualquier constelación
Se pone insegura.
Tu belleza
Huele a mañana
Y me da de comer
Durante toda la semana
Tus ojos hacen magia, son magos,
Los abriste
Y ahora se reflejan las montañas
En los lagos,
La única verdad absoluta es
Que cuando naciste tu
A los arboles le nacieron frutas:
Naranja dulce,
Siembra de querubes;
Como el sol tenia miedo
Se escondió en una nube.
Hoy el sol no hace falta, esta en receso
La vitamina D me la das tú con un beso.

La luna sale a caminar
Siguiendo tus pupilas.
La noche brilla original
Después que tú la miras.
Ya nadie sabe ser feliz
A costa del despojo,
Gracias a ti
Y a tus ojos.

Eres un verso en riversa,
Un riverso.
Despertaste y
Le diste vuelta mi universo.
Ahora se llega
A la cima
Bajando por la sierra,
La Tierra ya no gira,
Tú giras por la Tierra.
En las guerras
Se dan besos,
Ya no se pelean.
Hoy, las gallinas
Mugen
Y las vacas
Cacarean.
Las lombrices
Y los peces
Pescan los anzuelos,
Se vuela por el mar
Y se navega
Por el cielo.
Crecen flores
En la arena,
Cae lluvia
En el desierto.
Ahora los sueños
Son reales,
Porque se sueña
Despierto.
Y ése sueño
Es seguro,
Y así se reproduce
Y la inocencia
Por fin
No se esconde
De las luces.
La escasez de comida
Se vuelve deliciosa,
Porque tenemos
La barriga llena
De mariposas.
Las galaxias revela su comarca escondida
Y en la Tierra parece
Que comienza la vida.

La luna sale a caminar
Siguiendo tus pupilas.
La noche brilla original
Después que tú la miras.
Ya nadie sabe ser feliz
A costa del despojo,
Gracias a ti
Y a tus ojos.
En la academia militar
Enseñan medicina
Y los banqueros ahora dan
Viviendas y comida
Ya nadie sabe ser feliz
A costa del despojo,
Gracias a ti
Y a tus ojos.

** la letra de la canción la tomé de la siguiente página
http://www.dicelacancion.com/letra-ojos-color-sol-calle-13