Archivo de la categoría: Sin categoría

breves, brevísimos…

Pies descalzos

de niña

cruzan el asfalto

caliente

sediento de mar

***

Si mis pies no atinan el paso

Y sueños inoportunos

se duermen entre

las manos

Tenderé versos

al atardecer

***

Ancestral,

rozo la extensión de una orilla

que me desconoce.

Soy océano, arena

ola

Cuerpo líquido que besa

huellas.

Anuncios

calendario redondo

poema circular/fertil.

gracias poeta por compartir.

El tiempo no es lineal como algunos intentan convencernos
es circular
circula como la sangre
el tiempo se repite como los recuerdos
durante todos los equinoccios se empecina en demostrarlo
por más que nos neguemos en verlo
es circular
hubo quienes le inventaron calendarios a la Memoria
y nos facilitaron la evocación de los eventos y las tragedias
los blanco y negros de nuestros cimientos
entonces nos limitamos a cortar papeles como días y meses
olvidando que las flores se abren en el momento indicado
y el celo se desata en la redondez del óvulo
aguardando que pasase una vez más eso que llamamos años
que en realidad vuelven a ser los círculos repetidos
de una piedra azulada girando por el cosmos
el tiempo se repite y recordamos
repasamos con el corazón
bien podemos entonces

hacer círculos de proyectos

pintar de redondeles los futuros que nunca prometen

porque nosotros mismos le inventamos

le insuflamos la circulación que nos empuja

esa misma que sopla a las estrellas cuando doblan por los cielos

con el mismo entusiasmo de cuando les descubrimos

en nuestros asombros

Bien podremos entonces

hacer círculos de proyectos

besos redondos en bocas circulares

abrazos redondos en brazos circulares

miradas redondas en ojos como soles

Pues entonces a rodar

que el porvenir aun es tierra sin arar

que vendrán días que serán de promesas

porque les fabricaremos el mismo entusiasmo

y entonces navegaremos en nuevos mares redondos

con hélices girando en el ápice de nuestros planes más osados

Entonces queridas amigas y amigos

hay copas abiertas en su redondez

esperando a que el tiempo fluya en su sensata circularidad

esperando a que nuestras manos redondeen los cristales y les levantemos

repletas de sueños y sabor

para brindar sonoros y redondos de furores

por todos nuestros proyectos enraizados con nuestros pasados

Y allí entonces estarán todos

estaremos todos

los de ahora y los de entonces coincidiendo en el vértice de nuestros corazones

evocando la Memoria

y apostando con la certeza de que somos el futuro

en tanto tramemos con nuestros círculos

que lo imposible a veces es posible

Brindemos entonces

brindemos

brindemos que es posible.

Jorge Luis Requena


feilz renacimiento y 2013

Immagine in linea 1

Que la tierra se haga camino ante tus pasos,
que el viento sople siempre a tus espaldas,
que el sol brille cálido sobre tu cara,
que la lluvia caiga mansamente sobre tus campos,
y hasta tanto volvamos a encontrarnos,
Dios te guarde en la palma de su mano.
ANTIGUA ORACIÓN IRLANDESA
***
¡qué tengan un año escandalosamente bello!

Gracias Francesca Quatraro por tan dulce ilustración

Si querés ver más,  pasa por aquí

http://officinamezzaluna.weebly.com/index.html


poesía y esa extraña manera de decir las cosas…

Sí, hoy.

Golondrinas.

Golondrinas

como estrellas estampadas

en la noche.

Algunas con los ojitos cerrados,

otras,

con las alas

dibujando profecías.


Sí, hoy.

Cuando nidos invisibles

reclamaron su

pedacito de cielo.


reflexiono

También la lluvia, no es sólo  una película basada en un hecho real, “el conflicto del agua”. Terrible conflicto si se piensa que el agua es un bien muy preciado, es oro líquido, es fuente de vida; sino, también la lluvia, es una película que  gira en torno a cuán lejos está nuestro discurso de  nuestra práctica o viceversa, cuán lejos está nuestra práctica de nuestro discurso (aunque aquí la experiencia puede cambiarnos la mirada). Discurso que por otra parte se asienta en creencias, o intelectualismos que defendemos a rajatabla pero que no nos conducen a ningún lado, sólo, a defender nuestra postura, una opinión, un ¡este soy yo! que está muy lejos de acercarse a lo real. Porque, nos hemos alejado tanto de nosotros mismos, que nos hemos alejado de nuestra esencia, de nuestra conciencia real de quienes somos y cómo somos, tanto,  que cualquier mirada sobre el mundo, la vida, las sociedades, etc., etc., queda empequeñecida y acaso responsable por lo que nos pasa. Los responsables siempre son otros, las culpas son ajenas y así… Nos falta mucho para mirarnos en el espejo y reconocernos con nuestras propias sombras y luces. Nos falta mucho para hacernos cargo de nuestros actos, de cada uno de nuestros actos y aceptar sus consecuencias, pero creo que lo que más nos falta junto a todo esto, es aprender a sentir el amor, a vivirlo, a darlo y empezar a dejar de creernos tan importantes. No somos más ni menos que ningún ser vivo que habita la tierra, el universo. No somos más que otra pulsión de vida manifestándose, tratando de encontrarse y ser lo mejor de ella misma.
También la lluvia, si la ves con los ojos limpios, lejos de preconceptos y demás pre-, es un canto a la vida, a esa vida que muchas veces se nos escapa entre los dedos, porque no hemos aprehendido los pequeños gestos, esos gestos que de tan simples, se convierten en milagros.

umbral

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

Los Heraldos Negros. César Vallejo

a mi amigo, para que recuerde su profunda fortaleza.

La toma con precisión. Se debate entre la fuerza y la angustia,  con firmeza la desnuda.
Con la mirada cansada, recorre ese cuerpo amordazado por una enfermedad que la tiene oculta tras un manojo de piel y huesos. Su relación con el mundo pende de un hilo delgado, invisible.
Como todos los días, y casi a la misma hora, él la sumerge en la bañera y ella vuelve a nacer. Su rostro resplandece, se ilumina.
A pesar de su sensible delgadez la imagen se torna bella. Los elementos fundan una  alquimia extraña. Cascada de emociones incomprensibles conspiran en el aire.
Es como verlos sumergidos en una lucha despareja, sin trincheras. El cielo y la tierra son sus campos de batalla y en medio, el agua. El agua suavizando las circunstancias, purificando. Luego sus manos, enjabonan con paciencia y espumas, ese cuerpo pretérito.
Sus ojos de tanto en tanto se cruzarán.
La fuerza, el dejarse ir, el aferrarse, todo pasará decodificado entre sus miradas.
Sudado, agotado, la recoge entre sus brazos, y con infinita suavidad la recuesta sobre toallas blancas que esperan sin disimulo.
Como guardando un extraño secreto, cura cada llaga que irrumpe en su carne.
Él, queda exhausto.
Ella, profundamente relajada, le agradece desde la mirada con un tizne de pudor.
La habitación queda en silencio y  nuevos olores la invaden.
Las pulsiones decrecen, y ambos, exorcizados, retornan a sus cuerpos.
Ella, a su reposo inevitable.
Él a su cansancio, a su presente.
Una luz tenue se cierne sobre ellos y la puerta…
La puerta entreabierta.

La Venus de Boticelli

Siempre me ha gustado la Venus de Boticelli. No se lo digan a  nadie, pero una vez me confundí  semejante artista con otro gran artista, no por el  estilo sino por los nombres, Botero. Bueno…  un poco de consideración que alcanzada la maduritud, maduramos algunas cosas pero perdemos otras, que espero en el transcurso de madurar, trasmutar, mudar etc. etc., no caigan como la manzana de  Newton.
Volviendo a Boticelli  y a los frutos maduros que sostienen mis ramas.
Ayer, adentrada en las páginas del libro de un amigo donde hablaba de Hypatía, no pude dejar de ver a Venus.  Aunque una Diosa y la otra Filósofa, en un punto del relato se encontraban, mimetizaban, eran una. Como corresponde a una buena mujer que se precie de tal, puse al alcance de mi mirada, que posibilidades tendría en convertirme en la Venus de Boticelli. Y salí disparada hacia el espejo a escudriñar cuestiones físicas. De hecho  sin mirarme, me falta la larga cabellera. Eso no es  complicado, puedo dejarla  crecer; sólo que en el camino hacia mis caderas estoy segura quedaría como alfombra vieja, desflecada. Luego… ese rostro pequeño de adolescente. Ufff!!! eso no lo  recupero ni con mil cirugías plásticas. Las tetas, mensajeras de otros cielos, lo manifiesto… tampoco. Podría intentar cirugía, pero me espantan. Alimentar a los hijos también hace estragos más allá de los años transcurridos. Las piernas  torneadas. Aquí tengo ventaja, puedo llegar a emparentar con dicha Diosa. Pero…  Sólo un pequeño pero; me falta  extensión, es decir, longitud. Ella en la pintura parece esbelta o al menos así lo percibo. De la piel no vamos ni hablar. ¿Quién puede llegar con la piel translúcida, tersa y blanca a los casi cincuenta años, y poseer manos suaves, redentoras, impecables? ¿Manos que nunca lavaron un plato o una prenda? ¿Manos que sólo creaban belleza?
¡Estoy frita!! ¡Refrita!!
Una vocecita venida de no sé dónde me susurra al oído, no te preocupes, Venus no habita en la forma de un cuerpo. Venus habita en la piel,  la sangre,  los huesos,  el alma. Entre sorprendida y asustada, miré para todos lados. Recuperada del shock  y desorientada, pues nos sabía, de dónde venía  esa voz firme y sensual, viré hacia  la izquierda y  dije casi secretamente:  te entiendo, pero… ¿ cómo hago para nacer de una concha?


sin aliento

amorsuspendidodeunparaguasrojo
gotasbesos




los tiempos

parecieran corrernos. a veces el día no alcanza y sin embargo por suerte y gracias a la vida, nos tomamos un recreo de este andar vertiginoso y suceden cosas maravillosas. volvemos a crear, a colaborar y compartir.
Vaya mi agradecimiento especial para el equipo de palimpsesto por publicar  mis fotos; pero sobre todo porque  siguen creyendo que compartir es la mejor manera de crecer.

Los invito a leerla y a seguirlos.
http://palimpsesto2punto0.com/cuaderno-no10/

paisaje

Alzó vuelo. Sobrevoló ese paisaje dantesco sin temor. Recorrió con la mirada ávida los dorados afluentes de un bosque encantado. Se detuvo sobre la rama de un árbol y cayó en la cuenta. Había regresado al hogar.