Archivo de la categoría: relatos

relato

 

relato

 

Anuncios

Relato

El cuento de las certezas  o la cereza rota
Cuentan unos ancianos del bosque que hace muchos, muchos soles y una lágrima,  vivía en la cima de una montaña una mujer más viejita que ellos. Cuentan los viejitos (que siempre andan en ojotas y sin anillos) que  llegó hace una infinidad de otoños; y que por equipaje traía una  vieja bolsa de yute. Cuentan…  que cuando cruzó el sendero  que serpentea  el bosque,  levantó los ojos. Ellos se supieron observados y bajaron las cabezas. Instante que le sirvió para levantar del suelo una cereza rota.  Siguió viaje. Cuentan  los mismos ancianos que  hace muchos soles y  muchas lunas, en la cumbre de la montaña creció un cerezo que al caer la tarde, esparce  gotas de rubíes en el aire.

Relato

… de cómo Filomena intenta saber

 

Duerme sobre la orilla del río que cruza el pueblo, un viejito tan viejito como el cielo.
Cuentan, que cuando todos encienden candelas  en sus hogares, él sale a la noche como quien sale a la vida.
Ungido de  papeles y caña de pescar,  se desplaza por el bosque en busca de una historia que valga contar.
Llega al filo del río. Se sienta. Enciende su lámpara y se lanza a la tarea.
A veces se duerme.  A veces logra pescar un par de palabras. Otras, extensas estrofas sin puntos ni comas. Metáforas. Versos de reverso.
Hay noches  que llega a su cabaña con papeles llenos  de garabatos ininteligibles; dibujos extraños.
Una niña de ojos gigantes lo observa desde su pequeña estatura.  Piensa: ¿qué hará falta, además de útiles; para ser un armador amador de historia?

Relatos

Cuentan que  la vieron deslizándose con pasos rápidos y alongados. Dicen los más avezados, que recorría presurosa y concentrada su tela de araña. En una rama, un bicho canasto hacía malabarismos para no romperse el cuero en la caída; y gracias a ello cayó en la trampa.
Un gusano de seda infectado con Alzheimer, intentaba acomodarse plácido en la red. ¿Un gusano con Alzheimer? Bueno… sí, es un cuento.
Aquí comienza la historia.
La araña que tiene aires de artista, se desliza hacia ellos y los va envolviendo con su tan, mentada labia. Llega al bicho canasto y adula largo. Va a hacia el gusano de seda y hace igual. En el camino va dejando palabras   sedosas, imperceptibles.
Al final de  la tarde, se desparrama en su trono. Piensa “todo llega a su tiempo”
Cuentan que se pasó varios días echada tomando sol. Bebiendo de la luna.

 

Saraceno

Tomás Saraceno artista, arquitecto y performer argentino

link Tomás Saraceno, telaraña

 


Visión

El camino es una extensa línea recta de tierra y pedregullo. Infinito. A los lejos una vieja camioneta hace su aparición. Se acerca lento. Maneja un hombre joven. Desde mi posición en el árbol no distingo, pero algo trae en la caja del auto. Lo veo. Es el esqueleto de una cama de dos plaza (parece) y un colchón. Pasa por debajo mi nido dejando  una estela de polvo. Unos metros más adelante se detiene. Sale y bebe agua. Un viejo algarrobo sigue sus pasos. Baja esqueleto, colchón y prepara su cama.            
Cae la tarde. Los pájaros murmuran las últimas noticias. Tristes noticias. Los párpados le pesan. Ha sido un viaje largo. Se duerme.
Desde mi posición en el árbol y bajo los efectos de un fuerte rocío logro distinguir no sin antes girar varias veces mi cabeza, que algo sucede. Los primeros rayos de sol juegan con la manta que yace en el suelo, desde el centro del camastro un revoltijo de alas se desperezan.                                                           Un cóndor inicia su vuelo.

¿Leyeron Rayuela?

¿Se acuerdan del texto que anticipaba Rayuela, la novela de Cortázar?
Era un texto de Cesar Bruto, “Lo que me gustaría ser ami si no fuera lo que yo soy”
Como trabajo en una biblioteca, busqué el libro y por supuesto lo encontré. Aqui les dejo un fragmento de otros de sus trabajos, para que compartamos la risa y el humor de aquella época.
Por cierto…
César Bruto fue un personaje creado por Carlos Warnes, humorista argentino que trabajó en diversas publicaciones de nuestro país.
Cesar Bruto “Lo que me gustaría ser amí si no fuera lo que yo soy”  La cuerda floja (1947)
Mi propio padre (primera entrega)
Yo sé que nadies puede ser su propio padre y ni tan siquiera su propio hijo, como tanpoco pude uno ser el propio tío de uno mismo ni el propio abuelo, porque la naturaleza hase todas las cosas bien y para que se respeten y no para que cada cual haga lo que quiera, así quel que nasió hijo tiene que ser hijo hasta que se muera y el ques padre también, salvo caso, por egenplo, de mi viejo ques las 2 cosas, porques padre mío y de mishermanos y hijo de mi abuelo, o sea su padre, pero luna golondrina no hace verano y a lo mejor en otros familia pasa lo mismo.
De chico me gustaba ser mi padre para ser el primero que se ponía los trages y conprarlos alguna vez al gusto mío, y no como pasaba que porque al viejo se le antojaba un trage verde, despué sienpre de verde tenía que andar todos los hijos hasta que me tocaba a mí, quentonses ya no eran verde sino del color de los remiendo que le ponía la vieja, asegún el trapo quencontraba. Otra cosa buena de ser padre es servise primero en la mesa bien el plato hasta arriba de pulenta o de rabioles y pegarle a los chicos si no quieren tomara la sopa de cuáquer o de tapioca, lo cual sirve para ser fuerte y con buena salú, y si los padres no la toman es porque no la presisan. Igual pasa con el vino y el sifón quel padre toma, endemientras los ninios beven agua no tiene alcohol, a meno que sea aguardiente, pero entonces tamién la toman los padre, y los chicos no la pueden tomar ni cuando no los miran y ponerle agua a la botella para que no se note, porquel aguardiente con agua se pone como leche y cualquiera se da cuenta de la matufia.

continuará 🙂