Archivo de la categoría: relato

Visión

El camino es una extensa línea recta de tierra y pedregullo. Infinito. A los lejos una vieja camioneta hace su aparición. Se acerca lento. Maneja un hombre joven. Desde mi posición en el árbol no distingo, pero algo trae en la caja del auto. Lo veo. Es el esqueleto de una cama de dos plaza (parece) y un colchón. Pasa por debajo mi nido dejando  una estela de polvo. Unos metros más adelante se detiene. Sale y bebe agua. Un viejo algarrobo sigue sus pasos. Baja esqueleto, colchón y prepara su cama.            
Cae la tarde. Los pájaros murmuran las últimas noticias. Tristes noticias. Los párpados le pesan. Ha sido un viaje largo. Se duerme.
Desde mi posición en el árbol y bajo los efectos de un fuerte rocío logro distinguir no sin antes girar varias veces mi cabeza, que algo sucede. Los primeros rayos de sol juegan con la manta que yace en el suelo, desde el centro del camastro un revoltijo de alas se desperezan.                                                           Un cóndor inicia su vuelo.

¿Leyeron Rayuela?

¿Se acuerdan del texto que anticipaba Rayuela, la novela de Cortázar?
Era un texto de Cesar Bruto, “Lo que me gustaría ser ami si no fuera lo que yo soy”
Como trabajo en una biblioteca, busqué el libro y por supuesto lo encontré. Aqui les dejo un fragmento de otros de sus trabajos, para que compartamos la risa y el humor de aquella época.
Por cierto…
César Bruto fue un personaje creado por Carlos Warnes, humorista argentino que trabajó en diversas publicaciones de nuestro país.
Cesar Bruto “Lo que me gustaría ser amí si no fuera lo que yo soy”  La cuerda floja (1947)
Mi propio padre (primera entrega)
Yo sé que nadies puede ser su propio padre y ni tan siquiera su propio hijo, como tanpoco pude uno ser el propio tío de uno mismo ni el propio abuelo, porque la naturaleza hase todas las cosas bien y para que se respeten y no para que cada cual haga lo que quiera, así quel que nasió hijo tiene que ser hijo hasta que se muera y el ques padre también, salvo caso, por egenplo, de mi viejo ques las 2 cosas, porques padre mío y de mishermanos y hijo de mi abuelo, o sea su padre, pero luna golondrina no hace verano y a lo mejor en otros familia pasa lo mismo.
De chico me gustaba ser mi padre para ser el primero que se ponía los trages y conprarlos alguna vez al gusto mío, y no como pasaba que porque al viejo se le antojaba un trage verde, despué sienpre de verde tenía que andar todos los hijos hasta que me tocaba a mí, quentonses ya no eran verde sino del color de los remiendo que le ponía la vieja, asegún el trapo quencontraba. Otra cosa buena de ser padre es servise primero en la mesa bien el plato hasta arriba de pulenta o de rabioles y pegarle a los chicos si no quieren tomara la sopa de cuáquer o de tapioca, lo cual sirve para ser fuerte y con buena salú, y si los padres no la toman es porque no la presisan. Igual pasa con el vino y el sifón quel padre toma, endemientras los ninios beven agua no tiene alcohol, a meno que sea aguardiente, pero entonces tamién la toman los padre, y los chicos no la pueden tomar ni cuando no los miran y ponerle agua a la botella para que no se note, porquel aguardiente con agua se pone como leche y cualquiera se da cuenta de la matufia.

continuará 🙂


Historia de un desamor

Fue tanto el amor que sintió por Cubo, que lo único que anhelaba era pasar tiempo a su lado. A cubo no le venía en gracia, pero algo le gustaba. Esfera se desvivía, tanto, que fue perdiendo cuerpo en su empeño por conquistarlo. Mientras más tiempo pasaba pensando como enamorarlo, más se adelgazaba. En la misma medida se olvidaba y postergaba a sí misma.
Cuando quiso darse cuenta, Cubo la había incorporado a su vida y ella ya era un punto diminuto en el centro de Cubo. Al principio Esfera se sintió feliz, y Cubo también. Él tenía su centro y ella era el centro. Pero el tiempo pasó y Esfera comenzó a angustiarse. Lloraba. No sabía por qué; a Cubo esto le molestaba. Algo inundaba su centro, y su centro naufragaba. Esfera por ser el centro de otro, había desdibujado su forma, vale decir, su esencia. Cubo, al tener su centro apoyado en Esfera, se había vuelto acomodaticio, por ende, inseguro. Uno se perdía en las orillas de la depresión, el otro se perdía en las orillas de la vanidad.
Ambos naufragaron en la soledad de sus egos.


érase una vez… el intento de un circo

Coincidimos en el nombre “El circo del ocaso” (toda esta manifestación inspiradora, surgió luego de ver en vídeo Le Gran Cirque du Soleil). Para no ser menos, lo hemos de llamar Le Cirque du Coucher, tiene como más glamour ¿sí? Circo del Ocaso, pero en francés.
Estará compuesto por un grupo de personas de avanzada de edad. Con sus habilidades recientemente adquiridas. Desplegarán su arte entre bambalinas. Fanfarrias acrobáticas de incontinencias verbales y biológicas.
Trapecistas de la vida, lanzarán una carcajada gigante a la declinación férrea del cuerpo. Y convocarán al espíritu de la risa, antes de la caída del sol. Cinco viejos locos, que despuntarán  sus vicios de artistas sobre las tablas.

Señores y Señoras con ustedes, Le Gran Cirque du Coucher.

Lamento comunicarles que hemos tenido un par de bajas. Uno de los participantes más activos, ha sufrido una caída, fruto de andar haciendo el mono. Resultados: tobillo fisurado, cirugía, rehabilitación.
Otra de las participantes, padece un estallido mental, ha olvidado coreografía y letra de la canción que le tocó en suerte. “yo sé que estoy piantao, piantao, piantao, no ves que va la luna rodando por Callao”; ya no canta, ni baila  y  mira la luna con cara de interrogación.
La más menuda de todas, en su carrera por conseguirse el mango, se olvidó de comer. La hemos internado para que recupere fuerzas. Ella era la bailarina de top,  digo tup, claqué. Me encanta claqué, la voy a usar en un próximo escrito, si es que no me la olvido en algún resquicio de mi mente. ¿Quién dijo mente? ¿De/mente?
Como les iba diciendo, la cosa viene fatal, por tal motivo y en vista de las circunstancias, suspendemos la presentación hasta próximo aviso, eso,  si en el  transcurso la que escribe, no mutó definitivamente a bicho canasto.
Los mantendré informados. ¿Quién dijo uniformados?

Reverencia