Archivo de la categoría: mujer

retazos de vida…

Sentada en mi lugar de trabajo, la tierra, tierra injertada, tierra yerma, inventada sobre un asfalto, hace las veces de escenario, para la realización de una película, “La patria equivocada”. Vuelo en el tiempo, un tiempo con retazos de historias fantásticas, invisibles, reales, puzzle de lo que fue.

Sentada en el presente, observo, el pasado. Retomo las páginas del libro de Dalmiro Sáenz, y me lleno desde la raíz. Pienso en la patria, en las definiciones que le endilgamos, en las tesituras, en las corduras y desmesuras, las coherencias y las extravagancias de quienes simulan gobernar el país, nunca, nuestro país, siempre el país, parece de otros, de cualquiera menos el nuestro, el que habitamos todos… y siento que nada ha cambiado desde aquellas épocas de patricios y soldados, indios (los pocos que quedaban) y gauchos y negros que también iban siendo eliminados en cada guerra, por conquistar que provincia? ¿Qué país?
Y detrás de cada guerra, de cada muerte, de cada ignorancia o arrogancia, el amor que intenta ser rey, el amor que se infiltra venenoso en la sangre de muchos, incluso, de aquellos que llamamos próceres, héroes.
El día transcurre lento, ventoso, polvoriento. Miro a través de la única ventana con vidrio transparente, y allí, donde antes había asfalto hay una calle de tierra improvisada, unos actores haciendo como si… gente con cámaras y celulares, auriculares, laptop y demás tecnología filmando el pasado,  filmando la historia de un hombre, soldado, que fue despojado de su uniforme, por las delicadas manos de una mujer.

Al cabo, la patria es el cuerpo de una mujer, territorio indescifrable, querido, palpable.
***
Obra: Amantes
Anne Pascale Gil Bautista

poesía y esa extraña manera de decir las cosas…


Es una búsqueda, un descender

sorprender al instinto, la intuición
en las celdas del depredador…
liberarlos.
Conocer palmo a palmo,
el rostro del enemigo
que vive dentro y fuera de nosotros
Enredarnos
con nuestros propios huesos
y construir desde la textura ósea,
el amor con otro
Desarmar los odios, los rencores,
para dar espacio a la luz
y así, en plena tarea,
que el rayo de la vida
encienda la esencia
e ilumine lo que ya tenía vida.


La pequeña escultura que ven, es parte de un trabajo que hice, hace más de seis años, en arcilla, sobre el libro de Clarissa Pinkola Estés, “Mujeres que corren con los lobos”
Si quieren ver más, los invito a pasar por aquí http://www.cayomecenas.com/mecenas1739.htm

Esta foto y las que podrán ver en la página que les menciono, las realizó Carlos Piérola.

breve monólogo

Camille Claudel, mujer y escultora

…un día esculpiré para doscientos muertos. Doscientos pares de ojos muertos.
Ellos y sólo ellos, podrán contemplar mi escultura, desde la profunda oscuridad, a la que me confinaron por treinta años.
El cincel y el martillo aullarán en sus oídos. El fino polvo, del mejor mármol,

se posará sobre sus rostros e impregnará sus labios, sus ojos, sus manos, sus ropas desechas y olvidadas.
En silencio construirán en sus mentes, la obra deseada, y sus corazones dormidos la acogerán aletargada.
Y yo, mujer inacabada, volveré a ser un espectro, que espera le devuelvan su alma. Cuando eso suceda, deslizaré mis manos por la arcilla, daré forma al amor, al gesto, para luego horadar la piedra, la misma piedra que me mató.
Yo, Camile Claudel, no sé si he amado al hombre que está frente a mi, o amé su amor por la escultura, su desasosiego, su empeño, su…
Quizás he amado esculpir por sobre toda condición humana y a su través al hombre que esculpe.
Ambos fueron fuego, la escultura y él. Ambos ardieron. Ambos partieron.
La fuerza misteriosa de la naturaleza fue en mí. Y eso, no se equivoquen señores, no siempre se perdona, es más se castiga, como me hicieron a mi.
…un día esculpiré para doscientos pares de ojos muertos. Quizás sean los únicos que merezcan ver.


Camille

Obra: El abandono 1888 de Camille Claudel

Si les interesa saber sobre la vida de esta extraordinaria

escultora, les recomiendo leer “Camille Claudel” de Anne Delbée