Archivo de la categoría: General

leerte es nuestro mejor homenaje

Supiste conquistar el corazón de grandes y chicos. Supiste llegar a cada lector que encontró en tus palabras una nueva mirada. Nueva luz. La poesía eran ríos mansos que peregrinaban tus relatos. Generosa, brillante, sensible. Hace unas semanas decidiste volar ¿a otros mundos, a otros cielos?

Seguiremos conjurando tu partida en cada lectura.

 

“Ven, Wilkilén, siéntate a mi lado… Voy a contarte de una

que a partir de esta noche será mi hermana y compañera eterna.

No te asustes cuando escuches su nombre ni la culpes por hacer lo necesario.

¿Conoces a alguien a quien le agrade comer manzanas que pendan

años y años de los árboles?

Tampoco lo conozco yo.

Y, dime, ¿cómo nacerían las manzanas nuevas si las que ya cumplieron

con lo suyo no dejaran sitio en las ramas?

¿Podríamos tú y yo ser viejas al mismo tiempo?

¿Quién le enseñaría a quién?

La hermana muerte carga con una tarea que todos comprenden

pero que pocos perdonan.

Sin ella, los hombres no mirarían al cielo en las noches claras.

Tampoco cantarían.

Sin ella no existirían el suspiro ni el deseo.

Sin ella nadie en este mundo se ocuparía de ser feliz.

Liliana Bodoc – Los días de la sombra. Saga de los confines.

¡Hasta siempre! Te vamos a extrañar.

 

 

 

Anuncios

poesía y esa extraña manera de decir las cosas…

Cuando una lluvia empecinada

envuelta en azahares

aterriza sobre mi cuerpo;

la naturaleza me hace el amor.


Nicanor Parra

DUQDnYsX4AIzpsP.jpg:large

 

Poeta. Muchos le dicen el Anti/Poeta. A mí me pareció siempre un poeta juguetón, rabioso, amoroso, crudo. Un constructor.

Ayer a los 103 años decidió dejar su mundo. A nosotros nos quedan sus artefactos, su poesía, su ir o ni a.

Dicen que quería que se publicara esta foto el día que partiera.

“EN CASO DE RESURRECCIÓN: Haga girar la tapa del ataúd en el sentido contrario a los puntos del reloj. Este es un ataúd automático”.

 

 

 

axbs8u5ceaepur9

Artefactos visuales/ Nicanor Parra

 

 


amanecimos en las infinitas posibilidades

atardecemos aquí.
IMG_20180118_204526

La Paloma, Uruguay por Por nelida©

Aún en vacaciones; pero seguiré visitándolos.
Atardecer en La Paloma, de donde llegué hace unos días; sin ganas de volver, claro 🙂
Que tengan un buen año!!

 


esperando el micro

Una parada. Un puñado de personas. Entre ellas, dos cordobeses despuntando el vicio de la palabra.  Esperamos el  micro que nos lleve hacia el tramo final de este año; y mientras tanto… leemos y somos leídos.
Dulce arquitectura
Con lo que a mí me gustan los chocolates, justamente vengo a abrir uno que tiene la forma de la vieja casa de mis abuelos. Comí una habitación, después el baño rápidamente y sin pensar demasiado; para el patio esperé un poco. Me di cuenta al terminarlo,  que  la dulzura culposa en la feliz contradicción de los vínculos, es siempre el último bocado de los verdaderos recuerdos.
Nicolás Santiago Jozami
****
HERMINIA
Sabe enlazar los siglos.
No importa si la lluvia, el viento o el frío se acurrucan en su falda. Ella determinará el final de la jornada, cuando la última algarroba sea harina del tiempo. Luego, será ronda de coplas, patay, charqui, aloja o chicha y entre danza y rezos entonados al Inti, espantarán los malos espíritus. Desterrarán del cuerpo la embestida de los días y volverán en la semilla
de mi autoría
Gracias por el tiempo compartido,
por dejar señales y huellas de tu visita.
Hasta el año que viene. Que el universo los proteja.
Bendiciones

 

 

rosariolee1

Dulce Rosario. Pajarita leyendo.


Certamen de microrrelatos 2017

Días atrás viajé a Santa Rosa de La Pampa, a recibir un premio por haber sido seleccionada junto a otras/os escritores en un certamen de microrrelatos.
Certamen que tuvo como premio libros-agendas, que por cierto quedaron muy lindas.  Los interesados en adquirirlas  pueden ponerse en contacto con  7 Sellos Editorial Cooperativa     Así, no solo estarán llevando a sus hogares bonitas agendas; también colaborarán con comedores infantiles, puesto que la recaudación irá a sus cajas y de esta manera contribuirán a que sigan funcionando.
Como bien dicen los organizadores del Certamen de microrrelatos 2017
“Cerramos este maravilloso proyecto de construcción conjunta, con la palabra de un gran escritor latinoamericano Eduardo Galeano:
Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas,
puede cambiar el mundo”. 

 

agendas

 

En el próximo post les comparto algunos de los microrrelatos que están muy buenos.

 

 


#manifiestovotante

Sin título


seguimos tejiendo ¿Dónde anida tu alma?

Constelación
Sí, hoy.
Golondrinas.
Golondrinas
como estrellas estampadas
en la noche.
Algunas con los ojitos cerrados,
otras,
con las alas
dibujando profecías.

 

Sí, hoy.
Cuando nidos invisibles
reclaman su
pedacito de cielo.

 

 

El cielo, las constelaciones, los pájaros. Todo podría asociarse al alma.
Un colibrí.
El amarillo del otoño.
La sonrisa del bebé. Su mirada curiosa.
Las manos cansadas y rugosas de los ancianos, que a pesar del tiempo, siguen creando, tejiendo vida.
La gota única e impertinente de la última lluvia.
Lo servicial de nuestros animales.
Los abrazos subversivos.
Todos los besos. Menos los insulsos.
La ternura.
La sonrisa.
Las lágrimas.
La tenue y silenciosa luz  de una vela.
La invocación de la música.
La entrega abierta  y confiada al cuerpo  de tu amado/a.
El sendero de un bosque llovido.
Esa línea que te transporta lejos de donde estás leyendo.
Tantas.

 

¿Dónde anida tu alma?
Mientras escribo, escucho a Ludovico Einaudi, te lo recomiendo.

 

 

 

 

 

 

 

 


Apostar por la vida

Pensaba subir un texto; pero luego una amiga me mandó un microrrelato de Galeano, que no es este, y me dije:  sí cipoletta, algo de Galeano que nos reconcilie las ganas de seguir apostando por la vida humana.

 

 

El mundo por Eduardo Galeano
Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. El mundo es eso -reveló- Un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

 

Seamos fueguitos estemos donde estemos, que en tiempos tan oscuros nos hace falta luz, mucha.

breves, brevísimos

Serendipia

 

Río verde
mucho.
Río bajo
y acabo bebiéndome
el mar.

 

Dar-se-cuenta

 

El corazón renueva sus alas cuando la tierra tiembla.
(cuando los temblores en México)

 

Greenwich

 

Alcanzó su boca con claridad meridiana.

 

Céfiro

 

Se enredó en mi pelo
Acunó sueños en el cuenco de mis manos
Lamió mi rostro noctámbulo
Nunca supo cuánto ame sus caricias
 (el viento sigue haciendo de las suyas)

 

 

El Tajamar de mi ciudad

Amanece. El viento está en calma y comienza asomarse la primavera.

En la foto “El Tajamar”. Lago artificial, ícono de la ciudad de Alta Gracia, diseñado  por los Jesuitas y construido por los indios (pueblos originarios) de la zona, para regar los huertos y quinta de alrededores.
Hoy, es un bello lugar para descansar, leer o simplemente dejarse estar.