Archivo de la categoría: Del miedo al Amor

Tipos de amor.

 


Amores consecuentes: bien es sabido que no van para ningún lado, pero no importa.

Amores constreñidos: viven apretados, reprimidos, ansiosos del fluído que los libere o los condene.

Amores inconscientes: propio de los adolescentes, con sus consabidas consecuencias, aunque la adolescencia puede continuarse en el tiempo.

Amores incorrectos: uno de los dos está mal acentuado, o mal ubicado.

Amores simulados: las máscaras son las protagonistas.

Amores lujuriosos: todos los dioses del Olimpo y porque no de algún que otro campus, descienden a los aposentos. Reina Dionisio, Eros, Venus y quién sabe quién más.

Amores poderosos: uno de los dos tiene el poder ¿será He-man o la chica super-poderosa?

Amores aireados: son como esos chocolates que, cuando te lo llevás a la boca se deshace.

Amores preciosos: difíciles de alcanzar; sobre todo si brillan tras un escaparate. No imposible.

Amores incondicionales: están tan condicionados, que no hay forma de escaparse.

Amores ciegos-sordomudos: imposible comunicarse.

Amores incongruentes: sus coordenadas escapan a toda forma de coherencia.

Amores a todo terreno: no hay nada que los detenga, esos me gustan mucho, pueden transitar valles, ríos, montañas y regresar al hogar.

Amores perros: viven ladrándose.

Amores silenciosos: brillan en la ausencia.

***

Hay más, muchísimos más; pero por hoy dejamos acá.
Anuncios

de amores…


Tengo un amor impotente
contenido
como lago
en su represa

Un amor que tiene
alas
que es barro
mar y sal

Un amor que se arrastra
y eleva
dentro de los muros
de este cuerpo mío

A veces…

en tu cercanía
se desata

¡feliz San Valentín!

Amig@s aqui les dejo la segunda entrega de la Introducción del libro “Del Miedo al Amor, de Eva Pierrakós. Es preciso para entenderla leer la primera entrega.
Qué tengan un hermoso y feliz día de San Valentín, para aquell@s que estén enamorad@s, como para l@s que áun no les sucedió.
Introducción (segunda entrega)

“Yo no debo ser feliz.”
Éstas y otras “imágenes”, como les llama el Guía, tienen que salir a la superficie. “No sabrás cuáles son tus convicciones personales enterradas hasta que las descubras con un repentino sentimiento de alivio”. Los sentimientos inconscientes y semiconscientes son profecías autorealizables: “Recibirás aquello en lo que crees”. ¿Quién sabe qué merodea dentro de tu inconsciente? Si tus relaciones anteriores siguieron ciertos patrones, a menudo improductivos o incluso destructivos, ponte como meta descubrir por qué surgieron, y cómo puedes detener tu compulsión para recrearlos.
Con el fin de poder examinar lo que realmente piensas en el fondo sobre la posibilidad de encontrar a tu pareja, o acerca de la manera para mejorar la relación que tienes ahora, tienes que aprender mucho sobre ti mismo, en todos los niveles de tu ser.
El Guía nos da muchas instrucciones prácticas sobre cómo descubrirnos a nosotros mismos y cómo realizar el trabajo de la transformación interna, ya sea con o sin la ayuda de nuestra pareja, estando o no dentro de una relación. Nos enseña cómo pasar de donde estamos hacia donde queremos estar. No se trata de ejercicios superficiales, sino de métodos que implican una voluntad de abrir los ojos, de mirarse a uno mismo con honestidad y sin sentimentalismo, de caminar en un camino espiritual. Semejante compromiso nos trae innumerables recompensas: crecimiento psicológico y espiritual, autenticidad, alegría. De ahí sigue la capacidad para establecer una relación con una pareja igualmente preparada para relacionarse, para revelar y para ser recíproco.
Es posible que ya hayas tratado de pensar siempre antes en el otro, de dar amor incondicional, de ser paciente, nunca amenazar y ser siempre calmado y cariñoso. Sin embargo esas actitudes nobles no pueden funcionar mucho tiempo mientras estén impuestas sobre capas y más capas de conflictos no resueltos no sólo con tu pareja sino dentro de tu propia alma. No hay manera de sacarle la vuelta: no puedes trascender antes de transformar.
Es por esto que si quieres hacer cambios en tu vida matrimonial, o encontrar a la persona indicada, o genuinamente mejorar tu relación, tienes que encontrar la raíz de tus problemas. Cuando te conozcas y te aceptes incluyendo a tu ser inferior, construirás unos cimientos sólidos.
El Guía no te dará consejos superficiales, no te dirá que le sonrías a tu pareja cuando te mueres de coraje; ni te propondrá que dejes ese coraje de manera dañina o destructiva. Te enseñará, en cambio, cómo dejarte sentir tus sentimientos sin descargarlos donde no debes. Te dará una sorprendente comprensión sobre la naturaleza de las fuerzas femeninas y masculinas del universo, del significado espiritual de este aspecto específico de nuestra existencia dualista: la relación. Puedes empezar el viaje hacia la jungla de tus tierras interiores con seguridad, pues serás guiado a través de las trampas y los engaños hacia el Ser Divino que existe dentro de ti y desde el cual saldrán de la manera más simple y natural todas las respuestas que son sólo tuyas. Llegarás a saber que sólo tú tienes el poder para crear una relación positiva que funcione bien y te traiga armonía.
A medida que leas las conferencias, no sólo abras tu mente, sé receptivo con todo tu ser. Imagina que estás ante un ser con un amor y una sabiduría mucho más grandes de lo que has visto hasta ahora. Las bendiciones dadas al principio y al final de cada conferencia llevan consigo una energía divina. Deja que entren en tu alma.
J. S.


ya está cerquita San Valentín…

y me hubiese gustado dejarles algo escrito por mi, pero en cambio decido dejarlos con Eva Pierrakós, autora del libro “Del miedo al Amor”. No esperen encontrar flores y pajaritos, pero vale la pena, es otra mirada. Desde mi punto de vista personal es el círculo perfecto entre la psicología y la espiritualidad. Haré la entrega de la Introducción en dos partes. Y si es de su agrado o les interesa, les comento que pueden bajarlo gratis de la red.
Del Miedo al Amor- Introducción- entrega primera
Introducción

Si la vida es una escuela, las relaciones son la universidad. Es a través de tus relaciones, especialmente a través de tu relación con tu pareja, que puedes aprender y crecer al máximo. Nacemos como hombres y mujeres y nos deseamos los unos a los otros porque nos necesitamos mutuamente, necesitamos unirnos con el “otro” físicamente, pero también emocional y espiritualmente. Este anhelo está inscrito en nuestro código genético al punto de que encontrar una pareja es algo central para la vida humana.
¿Pero qué tan a menudo ves a una pareja cuya relación —después de bastantes años juntos— vibre de vitalidad, en la cual sientas armonía y placer, una comunicación profunda y ligera al mismo tiempo, en la que sepas que cada uno ha aceptado completamente a su compañero, rindiéndose ante la fuerza divina del amor, en el que las diferencias sean vistas como retos para comprenderse mejor el uno al otro, confiando en que todos los problemas se pueden resolver? Casi nunca.
Mirando las estadísticas podríamos llegar a la conclusión de que, para la mayoría, vivir con otra persona es una carga insoportable en lugar del estado armonioso que la gente imagina cuando se casa. E incluso cuando dos personas permanecen juntas y se aman, existen momentos en los que se sienten frustrados, en los que se pelean y se sienten ajenos el uno al otro. ¿Es posible vencer los problemas y sanar las heridas?
Este libro se aproxima al asunto de las relaciones de una manera diferente a los demás. El Guía coloca el conflicto mujer-hombre dentro del vasto contexto de las fuerzas cósmicas, iluminándolo desde la elevada perspectiva de alguien que está más allá de la dualidad de los dos sexos.
Desde ese punto de vista también puede ver dentro de nuestros corazones y nuestras almas, en donde cada uno de nosotros está dividido. Dibuja un camino hacia la unificación de uno mismo y, mediante ésta, hacia la posibilidad de una unión verdadera con otro ser humano. Sus enseñanzas son realmente únicas tanto por su encuadre del problema como por su carácter práctico.
La historia de las relaciones de cualquier persona nos revela el paisaje interno de su ser. A partir de esa historia podemos deducir las creencias que tiene sobre la vida, el sexo opuesto, el amor y la sexualidad en general, acerca del matrimonio, y otras cosas. Si aprendes a mirarte de un modo relativamente desapegado pero con un interés apasionado y con honestidad, te sorprenderá lo que puedes descubrir. Tú eres cocreador del estado actual de tus relaciones, o de su ausencia. No es algo que simplemente te sucedió. No eres una víctima.
A uno le gusta pensar que todos los problemas que surgen en sus relaciones son provocados por causas externas o por la otra persona. Sueles pensar que si tan sólo él, o ella, pudiera cambiar, ¡la vida sería maravillosa! Pues no hay nada más falso que esto. Aun si partimos de la base de que eres un ángel y que, tu esposo, o esposa o compañero es una arpía, ¿no eres algo culpable por haber escogido por seguir junto a semejante pareja? Pero además no creemos que seas un ángel. Sabemos —tú y yo— que sí tienes una luz angelical dentro de ti, a la cual llamamos: “tu ser superior”: un núcleo amoroso, cariñoso, creativo y desprovisto de egoísmo. Pero también sabemos que existe una capa menos atractiva alrededor de ese núcleo divino: el ser egoísta, revanchista y poco confiable, quien es responsable de gran parte del dolor que sufrimos y que provocamos en los demás, especialmente aquellos que están más cerca de nosotros. Si no entras en contacto con esa capa, si no descubres cómo pudo crearse, sin identificarte con ella, no puedes transformarla. No importa cuanto te esfuerces por esconderla, negarla o intentes hacerla desaparecer a través de meditar, no se disolverá a menos de que la enfrentes directamente y empieces a transformarla de manera consciente. Y es más: ella es la que realmente te gobierna, pero tú no lo sabes, y mucho menos, cómo y por qué.
En general ni siquiera somos conscientes de la existencia de ese ser inferior. El Guía nos enseña a estar alertas ante su presencia. No basta con hurgar en la historia de tu niñez y relacionar tu situación actual con tus primeras experiencias con papá o con mamá, aunque su importancia es indudable pues te pueden dar muchas claves. Sin embargo, el ser inferior y sus efectos deben ser descubiertos dentro del paisaje de nuestras almas. Si no descubrimos lo que menos nos gusta de nosotros mismos no podemos entender por qué no tenemos una buena relación, y ni qué decir de realizar algún cambio importante.
Muchos problemas dentro del campo de las relaciones son provocados por sentimientos y pensamientos que se encuentran enterrados en el inconsciente. Esos pensamientos y sentimientos no examinados tienen una lógica infantil equivocada que les es propia y causan conflictos en el alma. De modo que si hay una guerra dentro de tu propia alma, ¿cómo puedes tener una relación sana con alguien más? Los sentimientos y pensamientos contradictorios no resueltos que hay dentro del ser deben ser sacados a la luz antes que nada. ¿Pero cómo reconocerlos y cómo trabajar hacia su resolución?
Las respuestas están en tu núcleo interno y divino.
¿Cuáles son tus creencias inconscientes respecto de los hombres o las mujeres?
¿Cuáles son tus sentimientos inconscientes acerca del amor y el matrimonio? Sólo es posible descubrirlo con una guía adecuada. Y al hacer que el Inconsciente se vuelva consciente podrás descubrir pensamientos como estos: “Si amo, seré lastimado.”
“Si muestro mis emociones, seré rechazado.”
“El matrimonio es una esclavitud.”