Archivo de la categoría: arte

paseo por la docta

El lunes pasado aprovechando el feriado largo, nos fuimos de paseo por algunos de los museos cordobeses. Personalmente hacía mucho que no me zambullía en el mundo del arte cordobés. Estuvimos en varios de ellos. El Emilio Caraffa que me gusta mucho por su estructura y dinámica, lástima que esté un poco descuidado. El Superior de Bellas Artes Evita Palacio Ferreyra  El Paseo del Buen Pastor y rematamos en la Iglesia de los Capuchinos, a la que le vendría muy bien una lavada de cara para resaltar su monumental arquitectura.
En el Emilio Caraffa, dimos con varias exposiciones en simultáneo de las cuales dos, atrajeron mucho mi atención.
La obra de Ernesto Berra /Leves fragilidades que combina madera, papel, metal, pintura todo ensamblado y que me dio la sensación de entrar en universo muy sutil, casi transparente. Y la instalación de Dolores Cáceres / SinLímites #567      Aquí lo que sentí fue extraño y placentero todo a un mismo tiempo. Al llegar donde supuestamente exponía la artista, nos encontramos las salas vacías. Le comento a mi amigo “¿la habrán levantado?”; no creo me dice, quizá es esto. Frente a tal situación y como si de golpe me asaltara la niña interior me puse a tomar fotos para luego trabajar; a jugar con el espacio. Hoy lamento no haberme quedado más y haber tomado más fotos. ¿En qué constaba la exposición? En tres salas de distintos tamaños, con sus respectivas banquetas y muros en blanco. Eso, y nada más que eso. Cómo límites los muros y las banquetas y lo demás aire/espacio.
Nunca me sentí defraudada, aunque al principio, sí, rara. Luego con el paso del tiempo y ya en casa, me di cuenta lo mucho que movilizaba dicha instalación. De súbito las preguntas que me habían asaltado casi inconscientemente tenían su respuesta. Al no haber nada, el espacio se hizo disfrutable y ese placer definitivamente viajó a través del torrente creativo, lo que a mi humilde entender, nos hace objetos en exposición transitoria y a su vez sujetos creadores. Y es que estamos tan atravesados por cosas, palabras, sonidos, trabajo, deseos, pensamientos, etc. etc., que llegar a salas completamente vacías (cuando uno espera encontrarlas revestidas de objetos artísticos) fue como haber llegado al centro mismo de una meditación. Donde uno es el protagonista, pero también el observador.
He leído varios comentarios de desagrado en relación a ello, y supongo que cada quien tendrá sus razones; razones que quizá se esgrimen desde los parámetros del arte. Y digo, si hablamos del arte de provocar; ¿por qué no podría ser esta exposición/ instalación justamente eso, arte de provocación? Provocación que tendrá infinitas respuestas según sus participantes; y que podrá gustar, estimular o no; pero algo provocará.
Al final del día y en casa era un cántaro en ebullición, un desborde de pensamientos, reflexiones, imágenes, de posibles saltos y reversos; tocada por el vacío, el silencio, cuadros, objetos y esculturas.

Les comparto algunas fotos del recorrido

Ernesto Berra /Leves fragilidades- Emilio Caraffa

Ernesto Berra /Leves fragilidades- Emilio Caraffa.

Dolores Cáceres / SinLímites #567 - Emilio  Caraffa

Dolores Cáceres / SinLímites #567 – Emilio Caraffa

Museo E. Caraffa

Museo E. Caraffa

Superior de Bellas Artes Evita- Palacio Ferreyra

Superior de Bellas Artes Evita- Palacio Ferreyra

Lo que fuera el jardín de invierno / Superior de Bellas Artes Evita- Palacio Ferreyra

Lo que fuera el jardín de invierno / Superior de Bellas Artes Evita- Palacio Ferreyra

Lotz/Dibujos y Esculturas - El Buen Pastor.

Lotz/Dibujos y Esculturas – El Buen Pastor.

Lotz/Dibujos y Esculturas - El Buen Pastor.

Lotz/Dibujos y Esculturas – El Buen Pastor.

Luciano Carbajo / Esculturas - El Buen Pastor

Luciano Carbajo / Esculturas – El Buen Pastor

El Buen Pastor

Luciano Carbajo / Esculturas – El Buen Pastor.

Espero lo disfruten.


Carmencita


Desparrama texturas
tras los cristales
Sus ojos fijos
no entienden tanta encrucijada
La ley es ley de hombres
y la desentienden…
nos los guía el amor a la tierra
a la vida
a la naturaleza
los guía la ambición
de poder
de cualquier poder que los
erija superiores
inmortales

Y sus manos cansadas
de andar,
anhelan la caricia
un gesto de amor
algo que le diga que ha valido
la pena llegar hasta
ahí
El cuerpo se resiente
y su cabecita cubierta de nieve
se pregunta
¿para qué trabajar tanto,
todo el día, si cuando llegas
a tu casa no te queda tiempo
ni ganas para nada?
Cansina me dice:
El dinero tiene que ser para gozo
para disfrute,
para compartirlo con aquellos
que amamos
para dulcificar
un rostro apretado,
no regalándolo
generando trabajo

Tiene 85 años
No suelto su mano
ni ella me suelta
Hay un cuerpo resistiendo
pero entregado
Y un espíritu
que aún,
anhela el movimiento
la danza de la vida.

***
Obra: mujer anómana
Miguel Angel Gatti


breve monólogo

Camille Claudel, mujer y escultora

…un día esculpiré para doscientos muertos. Doscientos pares de ojos muertos.
Ellos y sólo ellos, podrán contemplar mi escultura, desde la profunda oscuridad, a la que me confinaron por treinta años.
El cincel y el martillo aullarán en sus oídos. El fino polvo, del mejor mármol,

se posará sobre sus rostros e impregnará sus labios, sus ojos, sus manos, sus ropas desechas y olvidadas.
En silencio construirán en sus mentes, la obra deseada, y sus corazones dormidos la acogerán aletargada.
Y yo, mujer inacabada, volveré a ser un espectro, que espera le devuelvan su alma. Cuando eso suceda, deslizaré mis manos por la arcilla, daré forma al amor, al gesto, para luego horadar la piedra, la misma piedra que me mató.
Yo, Camile Claudel, no sé si he amado al hombre que está frente a mi, o amé su amor por la escultura, su desasosiego, su empeño, su…
Quizás he amado esculpir por sobre toda condición humana y a su través al hombre que esculpe.
Ambos fueron fuego, la escultura y él. Ambos ardieron. Ambos partieron.
La fuerza misteriosa de la naturaleza fue en mí. Y eso, no se equivoquen señores, no siempre se perdona, es más se castiga, como me hicieron a mi.
…un día esculpiré para doscientos pares de ojos muertos. Quizás sean los únicos que merezcan ver.


Camille

Obra: El abandono 1888 de Camille Claudel

Si les interesa saber sobre la vida de esta extraordinaria

escultora, les recomiendo leer “Camille Claudel” de Anne Delbée