breves, brevísimos

Serendipia

 

Río verde
mucho.
Río bajo
y acabo bebiéndome
el mar.

 

Dar-se-cuenta

 

El corazón renueva sus alas cuando la tierra tiembla.
(cuando los temblores en México)

 

Greenwich

 

Alcanzó su boca con claridad meridiana.

 

Céfiro

 

Se enredó en mi pelo
Acunó sueños en el cuenco de mis manos
Lamió mi rostro noctámbulo
Nunca supo cuánto ame sus caricias
 (el viento sigue haciendo de las suyas)

 

 

El Tajamar de mi ciudad

Amanece. El viento está en calma y comienza asomarse la primavera.

En la foto “El Tajamar”. Lago artificial, ícono de la ciudad de Alta Gracia, diseñado  por los Jesuitas y construido por los indios (pueblos originarios) de la zona, para regar los huertos y quinta de alrededores.
Hoy, es un bello lugar para descansar, leer o simplemente dejarse estar.
Anuncios

4 responses to “breves, brevísimos

Responder a Nélida Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: