una mini-biografía de pelos

Tengo más de medio siglo vivido y he de decir que, hasta hace una semana, mi cabello fue un especie de talismán. Siempre largo, salvo excepcionales circunstancias que hicieron que me lo cortara más de lo normal, por haberme infectado con piojos, liendres y la mar en coche. Los bichitos melindrosos hicieron nido en mi cabeza, y la única manera de extinguirlos era cortarme el cabello bien corto. Corto por debajo de las orejas. Recuerdo que una vez (fueron dos) me lo cortaron estilo Lady Di. Uf, qué vergüenza y qué tristeza me invadieron por un par de días. Juré y perjuré que nunca más volvería a cortarlo a menos que volvieran a invadirme los malditos.
Pasaron los años, aparecieron las canas y empecé a teñirme. De los piojos ni rastros. Con el tiempo descubrí que la tintura los mantenía a raya y que ya no tendría que preocuparme por ellos. Hete aquí que hace unos cuántos años dejé de pintar mi pelo. ¿Por qué? Porque me cansé también de ese artilugio para disimular lo que se iba haciendo cada vez más tupido; o sencillamente porque me agoté de esa tarea quincenal. ¿Será que a medida que pasan los años uno se vuelve más práctica? ¿O será que en mí aún brilla tenue, esa rebelde adolecente, que se niega aceptar las normas de una cultura que hace que terminemos todas, pareciéndonos? Lo cierto es que haace un tiempo largo que vengo fantaseando con cortarme bien cortito el cabello. ¿Un modo de sanar aquella vieja vergüenza? ¿Otro motivo de practicidad? ¿Saltar al vacío, perder el miedo al qué dirán? Pues lo hice y aquí estoy. Me presento. Renovada y feliz. Práctica y feliz.
IMG-20150926-WA0004(1)

Yo, y mi circunstacia de cabellos cortos.

Cortar el cabello casi al ras del cuero cabelludo fue toda una experiencia religiosa, sí, porque lo que sentí mientras el peluquero (mi querido primo) desplegaba sus tijeras como un viejo titiritero, fue increíble. La emoción y la alegría iban de la mano, y la barca que las trasladaba era yo. Cuando me preguntan qué sentís, digo: siento que me despojé de un montón de cosas. Siento como si me hubiese sacado cien kilos de encima.
¿Estoy más flaca, si?
Anuncios

6 responses to “una mini-biografía de pelos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: