poesía y esa extraña manera de decir las cosas…

que mi sexo huela
salvaje
césped recién cortado
tierra mojada.
que mis axilas
aromas de noches
amantes,
desprendan vocablos
lavandas
destellen gotas de mar.
que mis pechos
arrullen su verdad
dulce
alimenten el amor.
la vastedad
y el deseo
que mi piel…
mi piel
sucedánea del alma
bosque impostergable,
cautive tus sentidos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: