azul deseo

Sentada en una silla vienesa, espera. Concentrado en su paleta de colores, él la observa. Atina una pincelada. Beso azul sobre los labios.                                    Comienza a insinuarse una silueta. Emerge expetante.
Ella siente un aletear extraño. Él le exige quietud.
Al final de la noche, un pájaro azul abre sus ojos y se lanza al vacío agitando deseos, imprimiendo un rastro  húmedo de caricias impacientes.

Anuncios

2 responses to “azul deseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: