breves, brevísimos…

Un señor de traje espera el colectivo y junta piedras. Preciosos tesoros.
Sí. También lleva una flor blanca en su bolsillo derecho.

 

****

Si sonreís de ese modo frente a mis ojos, tendré que besarte. Y te va gustar.
Sé lo que te digo.

 

****

Tu ombligo en flor
Conspira
con la pereza de mi
corazón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: