Delises de la luenga


… Despertó y estaba entre los cerros. Soto bajo la luna le dieron ganas de hacer el amor, pero su hombre impacente como estaba por meido a las guiboras no podía contentarla.                                      A jascarrillo (del latín ja ja) lo tomó por los hombros y lo tiró sobre el pasto. En medio de semejante romance, se acordó que tenía que enviarle a su hija, unas fotos por yaoo (yahoo). Se levantó y en un ato sútil, sacó la mano de su hombre de su seso y como sabia que era cinefalo lo mandó a mirar un pelica, de esas que le gustan. Enojado y con los pantalones a media, le dijo “y angora que bichito te ay picado”, y ella: tengo cosas que hace, la seguimos después. no sufra mi guapo. Recuerde ese fiero dicho del viejo nitche:
“lo que no me mata me mortifica”
Ablandado él y contenta ella se rieron a jascarrillo/ sin carrillo/ y sin yo.

nota al pie, al pie del cerro: como testigo presencial de lo contado, lo único que me quedó por hacer fue de querubín, un querubín medio miope, pero cupido al fin…

Anuncios

4 responses to “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: