El maestro le dijo:
No temas

y él no dudó.

El maestro le dijo:
¡Ahora!

y él saltó

Cuentan quienes lo vieron, que le crecieron alas. Sobrevoló una vez más el mundo, y partió.

Anuncios

6 responses to “

  • mucha

    Maravillosos todos tus escritos poeta de alma!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • ileana

    Que genial sería reconocer que la voz del maestro es nuestra voz interior, que nos dijera que jamás hay que dejar de buscar y solo detenerse – posarse ante -sobre lo que nos revoluciona!!!!! ile

    • nelida©

      Ile amiga, claro que sería genial, sólo tendríamos que abrir más nuestros corazones y confiar que lo que nos dicta, es lo que justo estamos necesitando. Besotes

  • Tawaki

    La confianza nos da alas. Tan cierto como que a veces necesitamos que alguien nos la infunda. La foto me encantó.
    Un beso.

    • nelida©

      Tawa comparto tu opinión sobre la confianza, ¿aprenderemos alguna vez a confiar en nosotros mismos, sin que alguien nos lo tenga que hacer notar?, ojalá que sí.
      La foto es con mi amiga en un sulky en la Pachamama, verás me rondan los carros antiguos 🙂
      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: