poesía y esa extraña manera de decir las cosas…

Camina lento
lleva la tristeza en los hombros
la piel reseca y gastada
en los bolsillos de su pantalón.
El saco raído
le abriga una esperanza,
y sus pies
viajeros incansables
se preguntan ¿por qué?
Ellos no saben,
pero un poco más allá
en un cuarto hogar
una mujer
con manos soles
cocina caldo-amor
humedad
que los trasciende por un instante
de la aspereza de sus vida
y acaricia el alma de dos
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: