poesía y esa extraña manera de decir las cosas…


Es una ventana al sol
Una habitación vacía
Un espacio abierto-cerrado
de tanta humanidad abandonada
viejos solos, sin nada
Solos con ellos mismos
con sus recuerdos,
su memoria frágil
inquieta somnolienta

Es un lugar, una isla
que separa un mundo de otros
¿del real? ¿el irreal?
y el sol,
que impertinente se cuela por los vidrios
las hendijas
inventando una luz
que filtre los intersticios de esa inmensa soledad
compañera inevitable de la noche larga
que habita sus almas
A veces,
puedo decirlo porque lo he visto,
la luz hace mella en la mirada
y resplandecen por instantes
se iluminan

Es la austeridad
Los olores extraños
El aire enrarecido que convive con ellos,
y en medio
una sonrisa complaciente,
de los que intentamos inventarlos
para inventarnos otra realidad
menos dolorosa
menos ausente

Es ella,
aquí,
a mi lado
Con su garganta inflamada
Los recuerdos llorosos,
emotivos
Recostada, dormitando
y yo, escribiendo,
acompañando desde este espacio,
desde un todo que a veces se hace nada
desde un gerontopsiquiátrico

***
Obra: Marina
Carlos Hernando Urrego Castañeda
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: