Regreso

Refugiarme en un vértice de la vida.

Salir a transitar el mundo, sólo cuando me sienta segura.

Deslizarme por los verdes, los ocres y las noches,

cuando la ropa no me pese y mi valija,

no tenga nada por cuidar o sostener.

Perder el rumbo.

Borrar las huellas del fino polvo de la memoria,

cuando mis pies cansados, decidan detenerse.

Abrir mis brazos, alas.

Volar sin dirección, sin miedos

a cada lluvia,

cada color

en su estación.

Abrir los ojos, cerrarlos

y en la intermitencia

observar la linea de lo inobservable

Caer en la cuenta

sumar

restar

igualar

y ser la cuenta,

dónde la matemática no es exacta,

y las estrellas están muy lejos para alcanzarlas.

Ver su luz transfigurada.

Descubrir mi piel ante nadie

sentir el sol,

el frío,

el sudor y su palpitación.

Sentirme viva.

Obra: Espejado

Marco Ortolan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: