desvarío

Deambulo erótica y errática por un desierto inanimado. Son partículas minúsculas de arena las que acarician mis pies. Anuncian una canción eterna, universal, y el oasis que esconde, contiene la vida, toda una vida.
Allí se juega al todo o nada y en el medio, circunspecta encerrada, queda el alma, la esencia de la flor inventada, la caricia extraviada, el sueño sin alas.
Son mis manos cansadas, tibias, las que preguntan, observan y mis ojos enceguecidos por la luz, solo atinan siluetas deformadas que no dicen nada. Calcinada por el sol y sedienta, apresuro mi cuerpo a médanos provocativos, que lo sé, pretenden devorarme, pero yo, viajera solitaria, sé de la emboscada, la trampa. Por un momento convoco sombras, fantasmas, tan sólo por apaciguar el latir en mis venas, en la piel, en la sed…

El deseo enciende pensamientos, fantasías, sentimientos.

Allí, quieta, muda y con la boca entorpecida, vuelo a otro mundo.
Suelto amarras. Desencadeno una furia sin pausas…
Pre­siento. No hay miradas, manos, piel ni huesos, es sólo una nada extraña, azulada, inventada, por quien sabe que prestidigitador atolondrado y embelesado con artificios de maga…
Me elevo sobre mi cuerpo, puedo verme.
Soy todo y nada, en un mar de encrucijadas, pero eso ya no importa.
Ahora soy instante desbocada, palabra inventada…
Foto de: Brian Leigthon-Tunnel of Love
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: