apuntes para una silueta

este escrito está dedicado a mi amiga, hermana, que anduvo escribiendo su vida, hasta que pudo rozarla, alcanzarla y comenzar a transitarla…

Poblada de imágenes, decidió sembrar la tierra.

Sus elementos: hojas blancas, lápiz, lapicera y sus manos. Herramientas imprescindibles para semejante tarea.
Cultivar el mundo, su mundo, reconquistarse.
Pequeñas historias naufragaron por sus venas. Algunas sobrevolaron el suelo, otras, se elevaron hasta el cielo, con la mirada velada por un sueño profundo.
Las palabras, eran su soporte. Espejo donde podía mirarse, encontrarse.
Constelación de emociones, entre muecas de dolor y alegría.
Taciturna, se dejó llevar por esfumados laberintos, y las palabras, mundo marino, la contuvieron tibiamente.
Se derramó y desarmó entre trozos de papel.
Transcurrieron diez años de historias íntimas, queridas. Diez años de sueños postergados, deseos, olvidos, dudas; esperando mansamente que su creadora, las diseminara como hojas de otoño por la ciudad.
La noche delató sus huellas. Pequeñas estrellas iluminan profundidades, resplandecen en el alma, conmueven. Y en su temblor nos confirma que más allá de la diversidad, la adversidad, en esencia, estamos todos coronados por la misma savia de la vida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: