Relato

Ex-trama

No sé que decir. Es extraño, cada vez que te miro no puedo dejar de presentir un oscuro final para tanta inteligencia desbordada en metáforas.
¿Soliloquios de una vida pasada, experimentada?
Me preocupan esas manchas que resuenan en tu lomo blanquecino y que dibujan formas extrañas, semejantes a pinceladas chinas distribuidas con desgano y hasta con descuido.
A veces me invade cierta tristeza, y me pregunto, que sucedió para encontrarte en semejante situación. Ahora, si observo con más detenimiento, caigo en la cuenta de lo rotoso de tus vestiduras; como si en un sueño extenso y desmedido alguna rata hambrienta se hubiera apoderado de tu templanza. De tu sosiego en espera de alguien, y te atacara con descaro solo por saciar su sed.
Si he de ser sincera, diré que en ciertos momentos cuando estás entre mis manos, y me dejo llevar por caricias redentoras a un mundo inexplicable, mi cuerpo, revulsivo, se niega a seguir con el ritual. Y vuelvo a empeñarme en este, mi placer.
No lo reconozco, me niego a escucharlo y como para darme un descanso vuelvo a mirar las manchas que me plantean mil interrogantes y no atino a demudar el grito, que atascado en mi garganta, silencia y oprime.
¿Qué sucedió con vos?, ¿quién fue capaz de dejarte abandonado al tiempo y que las ratas te ultrajaran?
Harta de tanta repugnancia sin respuesta, de tanta abstracción vana, vuelvo a sumergirme en tus páginas que iluminan mis tardes, querido Cortázar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: