a la memoria de mi tía josefina


Josefina, ella,
mujer
mitad salvaje, mitad humana
Dueña de una comarca verde y frondosa en verano,
ríspida y hostil en invierno
historia de una entre muchas,
distinta
rebeldía abierta y singular
por tu voluntad de defender lo que amabas
a costa de tu propia vida.
Josefina soledad tristeza en el alma
extranjera en tu propia familia,
¿porque así lo quisiste?,
¿o lo quisieron los otros?
ojos verdes, mirada animal,
suave asustadiza aguerrida
piel seca,
espíritu sostenido
¿y tus huesos?
¿Cómo estaban tus huesos?
Qué sentirán tus perros ahora que no estás
tu casa abierta a todos, a la vida
pero tan vacía y olvidada
¿Quién recorrerá con pasos lentos silentes agobiados
el mundo,
tu mundo?
¿la tierra incipiente generosa detenida?
Hermana, maestra
exiliada a cerros y arroyuelos circunspectos,
el habitad que te devolvía a la vida, según vos
¿ y la mujer?
¿dónde estaba la mujer?
que penas, dolores y angustias ahogaste
lenta y presurosa
entre tus manos y el vino
¿quién te acarició con amor?
¿quién con ternura?
¿quién con dolor y compasión?
Enseñaste a leer a escribir a sumar y a restar
¿pudiste sumar, restar?
¿pudiste leer tu vida?
o solo atinaste
una escritura abstracta sobre el verde del valle
dónde se asentaba tu casa escuela
Josefina,
¿una historia entre cuántas?
fragmento en mi memoria
con ojos de niña,
de una joven que volaba por la ventana
a encontrarse con su novio,
grieta de un cariño adormecido
entre sábanas viejas
ajadas de pobreza
¿humana?
Josefina
latir fuerte hasta el último instante
querer ganarle un pedacito más a la vida,
arrancarle con los dientes otro poquito
y entonces quedarte entre nosotros
inconsciente
en sueño profundo
en la fría y aséptica escéptica sala de hospital
rodeadas por hermanos tan humanos como vos.
¿Es que la distancia y los años vuelve gris
opaco, el cariño?
Josefina
ojos grandes de gatos, cerrados
piel solitaria, sin vida
rostro curioso
envejecido de golpe, dormido
Josefina
cuerpo expedito, sin alma
vientre agigantado
ahuecado
resbalando por tu sexo
Josefina
mujer tierra seca
¿cuántas lágrimas te hubieran devuelto a la vida?

Josefina
lágrimas encajonadas
vertiente inexacta
de un cuerpo que ya no te sostiene
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: