La piel

 

Transita sin intermitencias. Lenta y suave avanza entre piedras, ramas secas, hogueras olvidadas. Se desliza inquieta, revoltosa o mansa. Otorga vida, horada, socava y cambia la geografía del paisaje. Cada tanto como escapada del cielo estalla tormentosa, audaz, voraz y se come todo a su paso.
Nos anuncia placer o dolor, a veces sangra, llora, se estremece en minúsculos volcanes que alertan, informan. Es un erizo desplegando alas diminutas, agitadas.
Es la piel, tu piel mi piel, la del niño la niña, de ella de él.
Textura singular en un mundo infinitamente parcelado, que en su trama nos protege nos contiene y marca territorio, en busca de un recodo, aguacero o estampida furiosa que la revele, la despierte… a los lazos visibles o invisibles de la vida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: