Está oscuro.
Sin embargo sus ojos inquietos, pueden ver la luz sobre el valle, que se agolpa en los bordes mismos de su guarida.
Piensa si ya no es hora de volver a la tierra, pisar el césped, sentir el aroma que trae el aire, la brisa golpeando en su cara y caminar hacia su propio encuentro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: