llueve y llueve

¿Qué sucede en la tierra cuando llueve?

Se limpia el mundo. El aire.

Caen las sombras de los pensamientos, de los actos.

¿Nos renovamos?

¿Qué sucede cuando arrecia sin aliento?

Lluvia bendita, dirán unos. Maldita, otros.

¿Qué sucede con la humanidad, la naturaleza?

Sucede que los ríos crecen (me dice una vocecita por allí)

aumentan su caudal.

Se hace barro.

Los campos florecen o anegan.

El mar se empacha.

Los arboles agradecen, reverencian.

La tierra se mece y tiembla como en un orgasmo suave.

Hay gente que se moja, se resguarda,

sacan el agua que se coló por sus casas

y cuelgan la última prenda en lo alto de una lámpara,

o de la silla que hace equilibrio sobre la mesa.

O se empantanan tratando de rescatar lo imposible; mientras

los niños observan y juegan a ser remeros sobre el charco que domina

la entrada de las casas.

Otros quizás como yo, miran por la ventana y observan ese hilo de agua

que se pretende arroyo, que de tan despistado, crea una esclusa en el pasillo

para navegantes imaginados/imaginantes.





Por ejemplo, corazones que se cruzan bajo la lluvia,

terminan amándose en cualquier lugar.

Suceden tantas cosas cuando llueve…

Anuncios

en camino

a 17 días de este 2019, tenemos preguntas. Se escuchan respuestas.



a días de tocar la puerta del 2019

van amaneciendo los tomates

Mis queridos y queridas viandantes; estamos llegando al final del año y no quería dejar de compartir mis deseos para ustedes en las próximas celebraciones.  Y quien mejor que John O’Donohue, para expresar lo que de alguna manera también siento. 

Gracias infinitas por haberme acompañado este año. 

Nos leemos en el 2019 Muy felices fiestas!!


ORACIÓN CELTA
Que despiertes al misterio de estar aquí y comprendas la silenciosa inmensidad de tu presencia.
Que tengas alegría y paz en el templo de tus sentidos.
Que recibas gran estímulo cuando las nuevas fronteras te inviten.

Que respondas al llamado de tu Don y encuentres el coraje para seguirlo en el camino.
Que la llama de la rabia te libere de la falsedad.
Que tu dignidad exterior refleje la dignidad interior del Alma.
Que tengas camino para celebrar los milagros silenciosos que no buscan atención.
Que seas consolado en la simetría secreta de tu Alma.
Que sientas cada día como una dádiva sagrada tejida en torno del corazón del asombro.
Que seas bendecido en los Nombres Sagrados de aquellos que soportan nuestro dolor en la montaña de la transfiguración.
Que conozcas el suave abrigo y la gracia restauradora, cuando fueras llamado a resistir en la morada del dolor.
Que los puntos de la oscuridad en tu intimidad se vuelvan en dirección a la Luz.
Que te sea concedida la sabiduría de evitar la falsa resistencia y, cuando el sufrimiento toque la puerta de tu vida, seas capaz de vislumbrar la dádiva oculta.
Que seas capaz de ver los frutos del sufrimiento.
Que la memoria te bendiga y te abrigue con la luz del esfuerzo pasado arduamente obtenido, que eso te de confianza y seguridad.
Que una ventana de luz siempre te sorprenda.
Que la gracia de la transfiguración te cure las heridas.
Que sepas que, aunque la tempestad pueda rugir, ni un hilo de tus cabellos será magullado.



Textos extraídos del libro “Ecos Eternos” de John O’Donohue


poesía y esa extraña manera de decir las cosas…

poesía


breves estampados

corazón

corazón

escritura

escribir

 

tradición

tradición


estoy de estreno

Segunda temporada de Abuela.

Martes 16 de octubre bajo un cielo estrellado y de una belleza singular, nace Enzo, mi segundo nieto.

La familia se multiplica…  y la alegría, la ternura y la vida se entrelazan, tejiendo historias de amor, reconocimientos, renaceres.

Ya pasaré a visitarles.

secretos

Ilustración de Raquel Díaz Reguera “Abuelas de la A a la Z”

 


qué pasaría si…

 

Que pasaría-1

 

Fabio Morábito, poeta, ensayista, narrador italomexicano y la musa  de mi poema.

Me encanta su poesía y siempre me  ha llamado mucho la atención su bigote. ¿Será porque por estos lares ya no se usa casi, a menos que sea con barba?

Les dejo por aquí el poema, porque veo que ha quedado muy pequeño para su lectura, o yo veo muy poco 🙂

¿Qué pasaría si a Fabio Morábito se le cayera el bigote?

Pasaría que:

desnudos y despavoridos los poemas,  saldrían en estampida.

Algunos se aferrarían a la ropa. Otros quizá, se refugiarían detrás de los botones,

en la cremallera de la camisa, o el cuello de la campera.

Astutos unos, para no estrellarse en el suelo, descenderían hacia los bolsillos del pantalón y,

los más breves, los minúsculos importantes,

guarecerían su tintinear bajo la sombra de las orejas.

Malabaristas otros,  colgarían de sus cabellos,

jugarían con el viento.

Los aventureros, osados, descenderían

hasta la punta de sus zapatos;

y catalejo en mano

se acomodarían a observar el mundo.

Si a Fabio Morábito se le  cayera el bigote,  algunos  poemas,

ante el espanto   de la caída,

escalarían hacia los orificios de la nariz, y sin saberlo,

viajarían aireados al centro de su corazón.

Tal vez después… Su sangre.

Si a Fabio Morábito se le cayera el bigote.

 

 

 

Oigo los coches / Fabio Morábito

 

 (…)

¿Cómo le harán los pájaros

para saber en qué momento,

si se echan a volar,

no corren ya peligro?

¿Qué nervio de su vuelo

les avisa

que son de nuevo libres

entre las frondas de los árboles?


relato

 

relato

 


algún derrape + breves

vendaval1

IMG_20180801_221227_654

 


Indicios

¿Te conté? Trabajo en una biblioteca.. Allí los libros son habitantes eternos hasta que la humedad o los famosos pececitos de plata se empeñan contra ellos. O, hasta que amigos de lo ajeno, lo secuestran para siempre. El hecho es que muchas veces los libros contienen huellas de aquellos que los tuvieron entre sus manos. Indicios. Aparecen como por arte de magia. Así, vamos rescatando memorias extranjeras, inhóspitas, aletargadas en camas de papel.

Justamente ahora, tengo revoloteando entre mis dedos la carátula de un  casette.  ¿Cuánto hace que no uso casettes?

Me doy cuenta que no hago otra cosa que pensar en ti. Introducción de luz verde para alguien como tú que, culpable o no, y hasta que me olvides habrá de pasar un rato. Y digo un rato, por no decir un along algon time. Ya que soy el rey, y que a pesar de serlo y de tenerlo todo, tengo todo excepto a ti. No sé tú, pero yo me bajo del trono doy la media vuelta y espero hasta el día que me quieras. ¿Cómo es posible que alguien como tú, se atreva a rechazarme?
Si somos novios y sin ti, yo rey sin corona tejí una historia de amor, suave. 
Grrrrr No culpes a la noche. No culpes a la playa, no culpes a la luna ¿será que no me amas? 

¡Ay! Boleros. Qué no. No tienen nada que ver con  las boleadoras que usaban los gauchos para atrapar animales.  Los boleros son más bien canciones para atrapar corazones; y Luis Miguel era tan jovencito cuando se lanzaba al ruedo…

Huellas lectoras.