Pausa

Querid@s;

Este post es para contarles que por un tiempo dejaré de publicar. El año ha comenzado con vientos fuertes tanto por dentro como por fuera y necesito despejar mi vida. También toca hacer otro camino, que es el camino de plasmar lo hecho hasta ahora en la escritura como en la fotografía. Está en mis planes publicar un libro de poesía infantil y juvenil y en lo posible ver de exponer las fotos. Todo tiene su tiempo y lo voy a necesitar. En el trabajo (soy bibliotecaria) estamos de mudanza, imaginen mudar más de 40.000 volúmenes. Además he sumado otro trabajo a mis días como At   (acompañante terapéutico). Sí, los precios de las cosas y los servicios vuelan, toman Red Bull; pero a nosotros no nos da alas🙂

No tengo idea de la vuelta, esto es como un pasaje abierto; pero seguro volveré.

En fin… los voy a extrañar, pero no mucho porque pasaré a visitarlos.

Gracias por el tiempo, comentar y aportar en mi pequeño mundo de letras y de fotos.

Abrazo inmenso.

 

 

DSC_0321

Felices Pascuas

Comparto una reflexión que me enviaron para Pascuas.

Pascua significa paso. Das un paso, y hay Pascua.


Tu propio paso, como el de Jesús, un paso humano, un paso divino.

Podés elegir:
Dar un paso al frente y ser valiente, sin miedo a decir “Yo Soy”.
Dar un paso al costado y correrte de un lugar de dolor, de castigo, de inferioridad.
Dar un paso y alejarte del precipicio.
Dar el paso de declarar la paz.
Dar el paso de regresar a tu ser más original.

Pasar de largo cuando quieren hacerte enojar.
Pasar y entrar, y sentirte como en casa. Dejar de andar de paso, y encontrar tu espacio.
Asumir lo que te pasó. Dejar que se te pase. Dejar que vuelva a pasar.
Dejar pasar y perdonar. Pedir perdón por lo que pasó.
Pasar un buen momento, pasarla bien, y disfrutar sin ansiedad ni culpa.
Dejar que te pase lo que nunca te pasa. No esperar que pase: hacer que pase.
Pasar y no quedarte. Pasar y quedarte.
Pasar un rato con alguien. Pasar la vida con alguien.

Repasar los pasos que diste, y volver a pasar. Pasar lo pisado y pisar lo pasado.
Pasar revista de los pasos dados y por dar.
Ensayar pasos de baile, y bailar…
No pasártela quejándote.
Pasar de la protesta a la propuesta. Pasar el ritual por lo vital.
No pasarte de vueltas. Aceptar que todo pasa.
No “estar de paso” por la vida: pasar y dejar huellas.
Apurar el paso, o enlentecerlo. Seguirle el paso a la vida.
Acompañar a alguien en sus primeros pasos. O en sus últimos pasos.
Crecer a pasos agigantados. O crecer pasito a pasito. Pero crecer igual.
Pasar las mil y una. Y seguir pasando, a pesar de todo.
Pagar el peaje y pasar, aunque cueste.
Encontrar un pasadizo y salir. Sacar un pasaje y pasear.
Hacer un pase de magia y desaparecer. O reaparecer.
Hacer que se le pase a alguien el hambre, el frío, la tristeza.

Dar un paso de fe, y caminar sobre el agua.
Dar un paso de esperanza, y saber que habrá una mano extendida cuando dudemos.
Dar un paso de amor, y abrazarnos en el hogar.
Pasar de la muerte a la vida. Resucitar.
Pascua es paso. Elegí cuál vas a dar, y la Pascua será Feliz.

Felices Pasos.


Tipos de amor.

 


Amores consecuentes: bien es sabido que no van para ningún lado, pero no importa.

Amores constreñidos: viven apretados, reprimidos, ansiosos del fluído que los libere o los condene.

Amores inconscientes: propio de los adolescentes, con sus consabidas consecuencias, aunque la adolescencia puede continuarse en el tiempo.

Amores incorrectos: uno de los dos está mal acentuado, o mal ubicado.

Amores simulados: las máscaras son las protagonistas.

Amores lujuriosos: todos los dioses del Olimpo y porque no de algún que otro campus, descienden a los aposentos. Reina Dionisio, Eros, Venus y quién sabe quién más.

Amores poderosos: uno de los dos tiene el poder ¿será He-man o la chica super-poderosa?

Amores aireados: son como esos chocolates que, cuando te lo llevás a la boca se deshace.

Amores preciosos: difíciles de alcanzar; sobre todo si brillan tras un escaparate. No imposible.

Amores incondicionales: están tan condicionados, que no hay forma de escaparse.

Amores ciegos-sordomudos: imposible comunicarse.

Amores incongruentes: sus coordenadas escapan a toda forma de coherencia.

Amores a todo terreno: no hay nada que los detenga, esos me gustan mucho, pueden transitar valles, ríos, montañas y regresar al hogar.

Amores perros: viven ladrándose.

Amores silenciosos: brillan en la ausencia.

***

Hay más, muchísimos más; pero por hoy dejamos acá.

Corazón

Es el corazón que late pensamientos y establece asociaciones.
El corazón que fisgonea entre las sombras y dispara dardos contra todo y contra sí mismo porque no quiere transitar lo ya transitado.
Es el corazón comiéndose a sí mismo. Regurgitándose en la tristeza. Construyendo blasfemias para no dar la cara, para no decir: esta boca es mía y mío lo que sale de esta boca. Borbotones rojos.
Palabras heridas de muerte antes de alcanzar el éter, hebras infinitas, rotundas.
Es el corazón y su silencio de templo guiando los recuerdos. Recuerdos de espadas filosas, de dulces pétalos enredándose. Tela de araña inmutable.
En medio, una cicatriz antigua como la vida misma, vociferando: “hablemos”.
Es el corazón y su abismo.
Aquí los despojos.
Aquí la posibilidad del rayo y la luz.


Alicia sigue girando

alicia1

En este día de nubes
y fríos desenvueltos
encontramos en un rincón
a la niña de Carrol Lewis.
Viene desde muy lejos
de un País de  Maravillas.
Nos cuenta
cuentos
disparatados.
Qué las orugas
dan consejos.
No duerman
-dice Alicia.
No dormimos
-dicen ellos.
Aparece la magia.
Niños y niñas
ya están adentro.
alicia2
Éstas son algunas de las ilustraciones originales que se utilizaron cuando salió el libro de Lewis Carrol; Alicia en el país de las maravillas y que estuvo a cargo de John Tenniel 

breves, brevísimos…

Entrega
Vestida de silencios se entrega la noche. El día aún no la desnuda. Cosquillas cantarinas bailan detrás de su traje.
***
Cuando tomó conciencia de su condición de flor, bastó su aroma para conjurar una sonrisa.
***
Tiovivo
La verdad es lo más parecido a una calesita, según el lugar que ocupes, será tu visión y tu verdad.
***
Julio Verne
Decidió cabalgar un haz de luz y recorrer el mundo con los ojos bien abiertos. Al final del día descendió sobre un verso.
***
Me desatas el corazón
como yo desato poesía.
Verso a beso.
***
Epitafio
Aquí yace una lectora voraz. Se fue en las últimas líneas.
***
Le comentaba una paloma a la otra que el calor la tenía apabullada. Pues anida entre las hojas de un laurel. Eso… Eso es la Gloria.
***

 


Pensar es difícil, por eso es que la mayoría de la gente prefiere juzgar. Carl Jung

 
Pensemos.
Días atrás, un grupo de gendarmes ingresaba a una villa de bajo flores, en busca de autos robados; al menos es lo que se dice en algunos medios de comunicación. El operativo tuvo consecuencias nefastas, no precisamente para los ladrones, sino para un grupo de niños que estaban ensayando con su murga. Al interponerse en su camino, los gendarmes dispararon balas de goma sobre los niños. Más allá de las tristes justificaciones que se leen por ahí; lo cierto es que dispararon contra los niños. ¿Cuánto es el odio y el rencor acumulado para tener la sangre fría de disparar contra niños? ¿Qué nos queda, si asistimos con pavor a semejante miseria?
Me he tomado el trabajo de leer la noticia en diferentes periódicos y más allá de lo que cada uno suma o resta en la nota (sabemos que cada quien lleva agua para su molino) lo que más me asombró, fue leer los comentarios de la gente en relación a la nota (comentarios que mayormente he leído en las redes sociales). Comentarios cargados de odio, de racismo, de incapacidad para la reflexión y el pensamiento. Comentarios llenos frustración, de malicia, de activismo negativo.
¿Cómo se construye una sociedad si la base está tan contaminada de sentimientos en negro?
¿Cómo se construye una sociedad si vivimos de reacción en reacción? Porque no actuamos. Reaccionamos.
No creo en ningún justificativo para lo acontecido ese día. Y quien me diga que son todos malandras, delincuentes, le digo; los niños no tienen la culpa de haber nacido en una villa, los niños no gobiernan y generan esos desiertos de miseria y pobreza. En manos de los gobiernos y de su hacer por el bien común, está la posibilidad de revertir esa situación. Espero que desde el gobierno nacional se tomen las medidas correspondientes y se actúe en consecuencia para que Nunca Más, se sucedan hechos como este.
Enlaces a varias de las publicaciones por parte de los medios.

http://www.eldestapeweb.com/gendarmeria-reprimio-ninos-una-murga-la-villa-1-11-14-n14437
http://23.infonews.com/nota/279138/represion-a-la-murga-en-el-bajo-flores
http://www.clarin.com/policiales/villa_1-11-14-Gendarmeria_0_1516048413.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-291703-2016-02-03.html

Creyente o no, elevemos una oración por el bien del espíritu humano; para que la sabiduría, el amor, la reflexión y la compasión impregnen el corazón de la humanidad.
Gracias.


viento

Hoy que el viento juega con las hojas, levanta polvareda y arremolina recuerdos, comparto esta bella canción de Liliana Herrero, cantante argentina de lujo.

Les dejo el link a la canción, ya que por alguna razón no me permite visualizarlo dentro de la página.

https://youtu.be/0ccLEmByFmk

 

 

Confesiones del viento

El viento me confió cosas
Que siempre llevo conmigo,
Me dijo que recordaba
Un barrilete y tres niños,
Que el sauce estaba muy débil,
Que en realidad él no quiso,
Que fue uno de esos días
Que todo es un estropicio.

Me dijo que los pichones
A veces de apresurados
Caen al suelo indefensos
Y él no consigue evitarlo.
Me habló de arenas de agosto,
De cartas de enamorados,
Del humo en las chimeneas,
Del fuego abrazando el árbol.

Iba quebrado de culpas
Y seguía confesando.
En su lomo de distancias
No cabalgaba ni un pájaro.
Era un fantasma ese viento,
Un alma en pena penando
Y en ese telar de angustias
Tejió sus babas el diablo.

Me dijo que recordaba
Que en realidad él no quiso.
Un barrilete y dos niños.
Me habló de arenas al cielo
Y chimeneas al piso,
De cartas de enamorados,
Que todo es un estropicio.

Era un fantasma ese viento,
Tejió sus babas el diablo,
Iba quebrado de culpas
Y no consigue evitarlo.
En ese telar de angustias
El fuego abrazando el árbol,
El sauce estaba muy débil
Y seguía confesando.

Le pregunté por las chapas
Del techo de los de abajo
Dijo: “el hombre ha de luchar
Para conseguir los clavos
En vez de hincarse a rezar
Para olvidar sus quebrantos
O de sentarse a esperar
Regalos eleccionarios”.

Me sorprendió la respuesta
Pero no quise atajarlo,
Pues cuando lleva razón
Vaya, quién quiere pararlo

El viento me confió cosas
Que siempre llevo conmigo,
Que siempre llevo conmigo.

confesiones del viento, link a sus letras


la poesía en Nietzsche

 

nietzche

Pablo Morales de los Ríos. “Nietzsche”. España, 2002.

Los que me siguen de hace un tiempo largo, saben que uno de mis filósofos preferidos es Friedrich Nietzsche, incluso, a pesar de poner a la mujer muy por debajo del nivel del varón; y no era el único en aquellos tiempos.

Aquí les traigo otro fragmento de Así habló Zaratustra; que por supuesto son siempre los que más me gustan.

Así habló Zaratustra
“¿Acaso no tenemos algo en común con los pimpollos de la rosa, que tiemblan por sentir sobre sus pétalos una gota de rocío?
Es verdad: Amamos la vida no porque estemos habituados a vivir, sino porque estamos habituados a amar.
En el amor hay siempre algo de locura, pero también hay siempre en la locura algo de razón.
Y también yo, que estoy bien avenido con la vida, estimo que quienes mas saben de felicidad son las mariposas y las burbujas de jabón, y todo cuanto a ellas se parece entre los hombres.
Ver como revolotean esas almitas ligeras, locas encantadoras, volubles; arrancan lágrimas y canciones.
Yo sólo creería en un Dios que supiera bailar.
Cuando vi a mi demonio, le hallé serio y grave, profundo y solemne. Era el espíritu de la pesadez: por él caen todas las cosas.
No se mata con la ira, sino con la risa: ¡Matemos pues al espíritu de la pesadez!
Aprendí a caminar, y desde entonces, corro. Aprendí a volar, y desde entonces no tolero que me empujen para pasar de un sitio a otro.
Ahora soy ligero, ahora vuelo, ahora me veo a mi mismo por debajo de mí, ahora un Dios baila en mí”

de las palabras que me gustan

Apetece. Pereza. Liado.

Me apetece la pereza pero estoy ¡tan liado!, que no puedo siquiera permitirme apetecer, sin sentir pereza.

***

Palangana (rara, extraña)

Qué macana dijo la palangana que en este patio no tengan agua.

***

Farfalla (mariposa en italiano)

Y es que suena tan bonita cuando la dicen; que sus alas rozan la piel.

***

Metáfora

Etérea. Nos toca y no se deja ver.

***

Estas son sólo algunas, hay muchas más. ¿Y a vos, cuáles te gustan?

Nota del autor:
Que me perdone la RAE, pero me cuesta mucho no ponerle acento al “solo” que juega de adverbio.